Niña que espera doble trasplante cumple su “sueño” matando a un oso negro

Complejo por lo menos puede ser descrito este terrible caso.

Cuando me encontré con este horrible caso me fue difícil conseguir claridad en mis sentimientos. Kaitlynn Bessette, es una niña de 11 años que se encuentra a la espera para realizar un transplante de corazón e hígado a raíz de la  atresia tricúspide, una enfermedad congénita detectada al momento de nacer. Como todo niño en esta compleja situación, una organización de beneficiencia la ayudó a cumplir su “sueño” que era nada menos que darle caza a un oso negro.

“Mantuve la pistola tan firme como pude, giré la cabeza y entonces disparé”. “Estaba pensando que no iba a ver nada y que tendría que ir otro día”, comentaba Kaitlynn emocionada. Su padre dijo que estaba orgulloso. “Ella es una buena chica”. “Mi hija es una bendición maravillosa”. “Vamos a colocar al oso en la pared para mantenerlo vivo en la memoria”.

Lo más grave de todo es que  la asociación estadounidense United Special Sportsman Alliance cumple esta clase de sueños con mayor regularidad de lo que pudieramos pensar. No es tan insólito ver que niños en estado crítico o terminal desean matar a algún animal, ya sea un oso, un alce o un toro:

aberrante.jpg

Lo que más me llama la atención es cómo un ser humano que está tan cerca de la muerte no es capaz de empatizar con un animal. Por otra parte podemos observar que la cultura o la forma de crianza es determinante en las aficiones o gustos que tenemos cuando niños. Recordemos La Lengua de las mariposas, esta película española que pone en evidencia la volubilidad de los niños frente a las ideologías y cómo pueden ser fácilmente manipulados.

Sin ir tan lejos, yo misma fui enseñada por mi padre, un rudo campesino y militar, a dar caza a tiernos pajaritos y preciosos conejos en mi tierna infancia. Sin embargo, a muy poco andar me negué terminantemente a realizar este tipo de actos ruines, porque comprendí las implicancias.  Ahora, no podemos responsabilizar a los niños, más aún cuando deben detonarse mecanismos psiquiátricos que expliquen el empoderamiento que sus débiles cuerpos consiguen al sentirse fuertes y hasta “valientes” por medio de la caza.

En este caso la organización de beneficencia es la que debería terminar con este tipo de “sueños” que ofrece a sus “beneficiados”.

Link: Dimunitive Male Genitalia Disorder descubre relación entre pene pequeño y afición a la caza

Fuente: Una niña de 11 años que necesita un transplante de corazón e hígado se siente feliz tras cumplir su sueño de matar a un oso  (Schnauzi)