Infografía: ¿Qué sucede cuando bebes refrescos cola?

Tu cuerpo es el recipiente de lo que consumes y en base a esto tiene reacciones que pueden ser favorables o no tanto, independiente de lo deliciosas que puedan ser.

Hace muy poco vivimos lo que podría calificarse un cambio de época. No, no fue la llegada del Curiosity a Marte, ni la declaración de Cambridge de que todos los mamíferos, aves y otros animales como el pulpo tienen conciencia. Fue la revelación de la receta de las bebidas Cola, y por si fuera poco, el cambio de ésta a petición de Tribunales en la cuna misma de su origen.

La fórmula de esa agua negra de “fantasía” que entrañaba un secreto de corte fáctico, le  llegó su hora  a  126 años de efervescente y refrescante sabor.

El metilimidazol, un compuesto que estaba, hasta hace muy poco, presente en las recetas de Pepsi y Coca-Cola, marcas de bebidas rivales, las obligaba a unirse para sacar este componente evitando de esta forma tener que advertir en los envases sobre la posibilidad de originar cáncer a causa de su consumo.

Ese tentador color caramelo de la Coca y la Pepsi, se elaboraba con amonios y sulfitos, el cual al ser sometido a altas temperaturas genera dos subproductos llamados 2-metilimidazol y 4-metilimidazol. El Programa Nacional de Toxicología de Estados Unidos hizo estudios rigurosos de los efectos que tienen estos dos subproductos y encontraron claramente que el 4-metilimidazol es cancerígeno.

Ahora, no sabemos cómo puede aún conservar su oscuridad, y qué ha venido a reemplazar el tóxico metilimidazol. Lo que si sabemos, es que el respeto a las instituciones sacralizadas por el mercado, se está perdiendo. Pero lo cierto es que este componente surge naturalmente al cocinar, por ejemplo tostadas. O cualquier cosa que se dore demasiado.

¿Qué cambiará en nuestras vidas luego de esto? ¿Qué sigue? ¿La prohibición el kétchup y la mostaza? O yendo aún más lejos, a nivel moral ¿La prohibición del Viejo Pascuero, por constituir una mentira concertada para la extorsión de menores de edad?

No lo sabemos, lo que sí sabemos es que a pesar del cambio de receta de las bebidas cola, estas siguen siendo un brebaje sujeto a varias polémicas por su impacto negativo a la salud, como advierte la siguiente infografía. ¿Sacrificarías su “refrescante sabor” para no dañar tu organismo? Difícil desafío:

Fuente: Qué ocurre en tu cuerpo al tomar un refresco de cola (Rianovosti)