La Unión Europea decide descartar estudio francés sobre transgénicos

La revisión inicial de la EFSA determinó que el diseño, presentación y análisis del estudio son insuficientes.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, European Food Safety Authority) concluyó que las preocupaciones levantadas por un reciente estudio sobre la potencial toxicidad de los cultivos transgénicos del maíz NK603 y el herbicida Roundup es de una calidad científica insuficiente como para ser considerado válido en la evaluación de los riesgos de estos productos.

La revisión inicial de la EFSA determinó que el diseño, presentación y análisis del estudio son insuficientes. Para permitir un amplio entendimiento de la investigación en cuestión, la Autoridad Europea invitó a los autores (Seralini et al) a compartir información clave adicional que permita su comprensión.

Las deficiencias detectadas en el estudio de Seralini y su equipo hacen que la EFSA sea actualmente incapaz de considerar las conclusiones de los autores de manera científica. Las numerosas críticas al diseño y metodología de la investigación -descritas en el análisis de la EFSA- no permiten sacar conclusiones sobre la ocurrencia de tumores en las ratas estudiadas.

Como consecuencia de estas fallas en la investigación, la EFSA no ve necesario examinar las anteriores evaluaciones de seguridad sobre el NK603 o tener en cuenta estos nuevos hallazgos en las continuas evaluaciones del glifosato.

Puedes leer las conclusiones de la Autoridad Europea en Seguridad Alimentaria en el siguiente enlace.

Fuente: EFSA publishes initial review on GM maize and herbicide study (Efsa)