Macleta, Mujeres Arriba de la Cleta

Creemos que es necesario incorporar una perspectiva de género en las políticas de transporte, integrar la diversidad social de nuestras ciudades y las diferencias en cómo nos movemos y percibimos la movilidad urbana.

Más que mujeres y ciclistas, ciudadanas soñando y trabajando por ciudades sustentables.

Hola, ¿Conoces Macleta? Es nuestra forma de aproximarnos a todos quienes se nos acercan a nuestro stand en las ferias y festivales que participamos.  Aunque cada vez menos -humildemente-, cuando nos responden que “no” comienza la difícil misión de contar, en muy pocas palabras, lo que hacemos y quienes integran nuestra agrupación. Exactamente eso intentaremos hacer ahora, en ésta nuestra primera columna para VeoVerde, partir por nosotras para en las próximas semanas compartir nuestras ideas y propuestas para construir mejores ciudades.

Somos una agrupación ciudadana y voluntaria de mujeres, que reune a un grupo diverso, pero con un objetivo común: promover el uso de la bicicleta como modo de transporte entre las mujeres. Nace en marzo del año 2006, justo en el momento en que se concreta el hito político de la primera mujer presidenta de Chile.

Aunque hoy en día trabajan activamente 11 mujeres en nuestra agrupación, muchas otras participan de diversas formas en alguno de los cuatro cuatro ejes: investigación, participación en procesos de toma de decisiones de transporte,  asociatividad con otras agrupaciones y educación vial para ciclistas y otros usuarios de las vías.

Ante esta introducción, generalmente la pregunta que sigue es ¿Y por qué de y para mujeres? Muy fácil:

  • – Nuestros patrones de viaje son distintos a los de los hombres (motivos, modos y horario de nuestros viajes);
  • – Las ciclistas mujeres sólo realizamos entre un 20-30% del total de viajes en bicicleta
  • – Las mujeres percibimos de manera distinta el sistema de transporte y vivimos las condiciones de seguridad y confort diferente a cómo la viven los hombres.

Por ello, creemos que es necesario incorporar una perspectiva de género en las políticas de transporte, integrar la diversidad social de nuestras ciudades y las diferencias en cómo nos movemos y percibimos la movilidad urbana.  Promover ciudades amigables con las ciclistas es promover ciudades sustentables en el más amplio sentido de la palabra:  ciudades libre de ruido y sin emisiones contaminantes, pero sobretodo la bicicleta propicia experiencias de liberación y empoderamiento que le permiten ejecutar los derechos políticos, económicos y sociales que muchas mujeres antes que nosotras lograron luego de años y siglos de lucha.