Alergia primaveral: cómo reconocer y combatir los molestos síntomas

La alergia al polen es una de las condiciones más frecuentes en esta época del año y se manifiesta con una reacción inflamatoria que genera estornudos, picazón e incluso sangrado nasal. Aprende a reconocer los síntomas y ponte en acción para que la primavera no se convierta en tu enemigo.

Imagen

Las alergias respiratorias afectan aproximadamente a un 20% de la población, siendo la alergia al polen, conocida como alergia primaveral, una de las más frecuentes y molestas.

El médico Christian Olavarría, otorrinolaringólogo de Clínica Santa María, explica que esta condición se produce en la época en que los pólenes de los árboles, pastos o malezas aumentan su presencia en el ambiente y están en mayor contacto con la vía respiratoria de las personas, lo que genera síntomas como estornudo, picazón nasal, de garganta y/o de ojos, obstrucción y sangrado nasal y tos seca, entre otros.

El especialista añade que si bien estos síntomas no son peligrosos, pueden ser muy incómodos, afectando considerablemente la calidad de vida de las personas. "En ocasiones las alergias se complican debido a la sobreinfección de estos cuadros por gérmenes generando sinusitis, otitis y bronquitis, entre otras patologías", sostiene.

El tratamiento de esta condición parte con un adecuado diagnóstico, para lo cual existen algunos exámenes especiales. Posteriormente se inicia un tratamiento farmacológico que incluye principalmente antihistamínicos y corticoides nasales, explica el experto.

Respecto de la prevención, el especialista señala que hay que partir por identificar el tipo de alérgeno que está causando el cuadro para poder evitarlo. Algunas recomendaciones generales son:

– No exponerse a ambientes con pólenes en los horarios más complicados, como al medio día y atardecer.

– Usar lentes de sol para evitar el contacto de los pólenes con la conjuntiva ocular.

– En el auto, usar los vidrios cerrados y cambiar frecuentemente el filtro de pólenes.

– Acudir precozmente a una evaluación médica en caso de presentar síntomas respiratorios como los descritos anteriormente en forma persistente.