Google cuenta sobre las novedades de la huella de carbono y sus esfuerzos de sostenibilidad

Nuestra huella de carbono en 2011, antes de compensarla, fue de 1,677,423 toneladas métricas de CO2. Como un resultado normal de continuar ofreciendo más y mejores servicios a un mayor número de usuarios.

El año pasado publicaron por primera vez los datos sobre la huella de carbono de Google en 2010 en el sitio Google Green, y hoy actualizan el sitio con información acerca de la huella en 2011, donde además se  informa que son parte del “2012 Carbon Disclosure Leadership Index” del “Carbon Disclosure Project” por segundo año.

Proporcional al aumento y ampliación sus servicios, es la responsabilidad que deben tomar en temas medio ambientales. El Internet continúa su crecimiento explosivo: “actualmente encontramos más de 30 billones de URLs únicos en la web, cuando en 2008 eran apenas un billón. Nuestros servidores indexan 20 mil millones de páginas al día, reciben 100 mil millones de consultas por mes y dan soporte a 425 millones de usuarios de Gmail, entre muchos otros servicios. Debido a que somos carbono neutral, hacemos todo ese trabajo con una huella de carbono de cero, minimizando nuestro impacto en el cambio climático”.

Reafirmando lo sostenido en la entrevista con Kate Hurowitz, Gerente de comunicaciones para iniciativas de sustentabilidad y filantropia en Google.org, en donde planteamos la interrogante ¿Qué tan verde es Google? ellos continuan manifestando en su comunicado lo siguiente:

“Nos gusta ser rigurosos, así que cuando calculamos nuestra huella de carbono vamos más allá del típico enfoque. Cubrimos no sólo los viajes de negocios de nuestros empleados, sino también el viaje diario a la oficina. Monitoreamos las millas recorridas por nuestros autos autotripulados y por nuestros vehículos de Street View. La otra parte es lo que sucede en nuestros centros de datos, en donde utilizamos el enfoque de la “pileta de la cocina”, eso es, echamos prácticamente todo ahí dentro. Incluimos la construcción del centro de datos y la fabricación de los servidores, así como la engería utilizada por los centros de datos construidos por Google, las instalaciones arrendadas (llamadas “colos”) y otras instalaciones de terceros alrededor del mundo que dan alojamiento a los equipos de Google.

Nuestra huella de carbono en 2011, antes de compensarla, fue de 1,677,423 toneladas métricas de CO2. Como un resultado normal de continuar ofreciendo más y mejores servicios a un mayor número de usuarios, nuestro consumo de energía en 2011 incrementó en términos absolutos, pero no en términos relativos. En otras palabras, está creciendo menos rápido que nuestro negocio. Nuestra huella de carbono por millón de dólares de ingresos (una medida de intensidad de carbono comúnmente utilizada para rastrear la sostenibilidad corporativa) ha disminuido en un promedio de 10% por año desde el 2009.

Nuestros centros de datos llegaron a un nuevo punto bajo este año, en un buen sentido. El promedio de efectividad en el consumo de energía (PUE) a lo largo de nuestra flotilla mundial de centros de datos llegó a su punto más bajo, es decir, a su mejor punto hasta ahora, con 1.13 (con algunas instalaciones llegando a puntos tan bajos como 1.08 a inicio de este año). Esto significa que hemos logrado reducir la cantidad de energía que usamos en el enfriamiento y otras funciones a sólo 13%.

Nuestros programas de sostenibilidad en el campus están prosperando. El año pasado, nuestro programa de transporte de enlace tuvo un incremento en la cantidad de pasajeros del 60%, y los Googlers condujeron nuestra flotilla de autos eléctricos e híbridos a lo largo de 220,000 millas. La combinación de nuestro sistema de transporte de enlace para empleados y nuestra infraestructura de vehículos eléctricos es equivalente a eliminar 3,000 autos de las calles cada año. También estamos orgullosos de tener más de 6 millones de pies cuadrados de espacio de construcción alrededor del mundo preparados para obtener la certificación LEED.

Continuaremos buscando e implementando nuevas formas de reducir nuestro impacto al ambiente mientras incrementamos nuestro impacto a la sostenibilidad, energía verde y tecnologías limpias. Estamos ansiosos de informarles de nuevo el próximo año acerca de nuestras cifras, innovaciones y actividades”.

En buena horas, cuando los informes de sustentabilidad muchas veces responden nada más que a un saludo a la bandera, en donde “no exceder la norma” es la única motivación.