Aceite de cocina usado bajaría el costo de los bioplásticos

Los bioplásticos son sintetizados de manera natural por microbios y podrían hacer comercialmente viable el uso de aceite de cocina reciclado como material precursor.

Los bioplásticos son sintetizados de manera natural por microbios y podrían hacer comercialmente viable el uso de aceite de cocina reciclado como material precursor. Esto reduciría la contaminación ambiental y crearía plásticos de alta calidad aptos para implantes médicos, según un grupo de científicos que expuso sus descubrimientos en la Conferencia de Otoño de la Society for General Microbiology de la Universidad de Warwick.

La familia del poliéster Polihidroxialcanoato (PHA) es sintetizada por una amplia variedad de bacterias que lo usan como una fuente de energía cuando su fuente de carbono es demasiado abundante. El Poli 3-hidroxibutirato (PHB) es el polímero más común de la familia PHA.

Actualmente, cultivar bacterias en grandes fermentadores para producir enormes cantidades de bioplástico es costoso debido a la glucosa que se utiliza como material precursor. El trabajo de los investigadores de la Universidad de Wolverhampton sugiere que usar aceite de cocina desechado como material precursor reduciría los costes de producción.

“Nuestra bacteria productora de bioplástico, Rhalstonia eutropha H16, creció mucho mejor en aceite en un período de 48 horas y consecuentemente produjo tres veces más PHB que cuando era cultivada en glucosa”, explicó Victor Irorere, quien realizó el experimento. “Los experimentos en electrospinning, realizados en colaboración con científicos de la Universidad de Birmingham, mostraron que las nanofibras del plástico producidas desde aceites eran menos cristalinas, lo que significa que el plástico es más apropiado para aplicaciones médicas”, agregó.

Investigaciones anteriores han demostrado que el PHB es un polímero atractivo de usar como microcápsula de drogas administradas en las terapias de cáncer y también como implantes médico, producto de su alta degradabilidad y propiedades no tóxicas. Una mejora en las cualidades del PHB junto a un bajo costo permitiría que su uso se ampliará. Además, se reduciría el uso de plásticos, los cuales no son biodegradables, que representan un problema ambiental importante.

Fuente: Waste cooking oil makes bioplastics cheaper (Phys.org)