Cómo los elefantes marinos usan la bioluminiscencia para cazar en la oscuridad

Las focas tienen ojos especializados en detectar luz a unos 485 nanómetros (nm), la misma longitud de onda que la bioluminiscencia de los peces linterna que constituyen gran parte de sus presas.

Un grupo de investigadores describe en un artículo publicado en la revista PLoS ONE cómo siguieron a cuatro focas hembra (Mirounga leonina) y registraron el tiempo, profundidad y niveles de luz de sus viajes al fondo marino. Las intensidades de luz más brillantes se debieron a la presencia de bioluminiscencia. No es de extrañar que fue al mismo momento en que se alimentaban más.

Las focas tienen ojos especializados en detectar luz a unos 485 nanómetros (nm), la misma longitud de onda que la bioluminiscencia de los peces linterna que constituyen gran parte de sus presas. Si bien puede parecer obvio que un depredador marino vaya tras presas que brillan, esta es la primera vez que se consigue evidencia de que así sucede.

También alude a todo un mundo de posibles explicaciones -los sensores en las focas sólo son capaces de registrar niveles de luz cada dos segundos y detectar, más que un brillo suave, destellos brillantes de luz.

De todas formas no hubo forma de asociar la depredación de las focas con presas específicas o muchas otras que también brillan. Los investigadores también notaron que algunas especies de camarones y calamares expulsaban nubes de material bioluminiscente para distraer a los predadores que se centran en el resplandor. Además, los elefantes marinos son perfectamente capaces de cazar animales que no tienen brillo, lo que sugiere que disponen de otras herramientas.

Fuente: How elephant seals use bioluminescence to hunt in the dark (io9.com)