Si tu perro se persigue mucho la cola, puede tener un trastorno obsesivo compulsivo

El estudio sondeo a varios canes y entre los hallazgos encontró que los perros más tímidos y miedosos a los fuertes ruidos eran presas más fáciles de la obsesión por perseguir el rabo.

Muchos perros se persiguen la cola y a nosotros nos causa mucha gracia ver como intentan atrapar su retaguardia. Sin embargo, no todos los perros lo hacen como una humorada. Algunos solo juegan, pero otros tienen una verdadera obsesión que no les deja vivir en paz. Así que si tu perro se persigue la cola todo el día, es muy probable que sufra un trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

Los expertos de la Universidad de Helsinki, en Finlandia, hicieron un estudio que indica que la obsesión de los perros por perseguir su cola es una enfermedad mental que puede estar influida por factores ambientales, alimenticios, traumas de cachorro e incluso  puede ser una problema genético. Este TOC perruno es muy similar al que sufren los humanos.

El estudio sondeo a varios canes y entre los hallazgos encontró que los perros más tímidos y miedosos a los fuertes ruidos eran presas más fáciles de la obsesión por perseguir el rabo.

Las personas que tienen Trastorno Obsesivo Compulsivo lo pasan muy mal,  algunos se lavan las manos 700 veces al día, se sacan cabellos o tienen otros tics y obsesiones extrañas. En los perros lo más general es perseguirse la cola, aunque algunos se obsesionan con perseguir sombras o luces, o chocan con las puertas que olvidan que no pueden abrir. El problema más grave es que el can en su desesperación puede perder pelo o autoinflingirse heridas con sus dientes.

Lo bueno, según el estudio, es que este TOC puede disminuir notoriamente con un tratamiento psicológico, o entregando suplementos nutricionales de vitaminas y minerales a nuestros obsesionados perritos.

Fuente: Los perros que se persiguen la cola podrían sufrir trastornos obsesivos (Ecología Verde)