Murió Bob Espoja, el gato más gordo del mundo

El mundo felino está de duelo y hace hincapié en el cuidado del sobrepeso en nuestras mascotas.

Este hermoso neoyorkino llegó a ganar concursos gracias a su peso. 13 kilos lo alejaban de las pasarelas y lo acercaban a los antojos más sofisticados como el ratatouille versión carnívora.

Courtney y Matt Farrel, dueños de Bob Esponja, tardaron demasiado en atender los requerimientos alimenticios saludables de su mascota que trataban como un hijo, y que falleció por medio de la eutanasia el pasado 3 de agosto.

El lamentable estado de obesidad, se convirtió en un asunto de peso: le habían impedido caminar e incluso hacer sus necesidades, por lo cual debía ser asistido.

Las mascotas XXL tienen trastornos en la alimentación por lo que no puede simplemente causarnos admiración o gracia. No es bueno para ellos que estén con sobrepeso porque afecta su vida animal.

La veterinaria, Sean Wensley dice al respecto que “El exceso de peso puede contribuir a una serie de problemas graves de salud y, por desgracia, se reduce la esperanza de vida. Pero la buena noticia es que nunca es demasiado tarde para hacer cambios positivos en la dieta de una mascota y estilo de vida. ”

No seas permisivo con tu mascota. Los alimentos no pueden ser un juego. No le des comida que no es la precisa para su nutrición. Si bien en la apertura de los JJ.OO la Reina mostró a sus hermosos corgis con un evidente sobrepeso, no son buenos los resultados de la constante práctica de tirar las sobras bajo la mesa, donde el agradecido regalón las recibirá gustoso… y aunque suceda hasta en las mejores familias.

Fuente: Muere el gato más gordo del mundo (24 Horas)