México: Semillatón, un proyecto para recuperar los maíces nativos de la Sierra Tarahumara

Entrevistamos a los creadores de este proyecto en la inauguración oficial del Semillatón, un proyecto para apoyar la recuperación de los maíces nativos de la Sierra Tarahumara, cuya producción se ve afectada por la intensa sequía que vive el norte de México. ¡Entérate cómo puedes apoyar!

Este  miércoles 27 de junio se realizó el arranque oficial de la campaña ‘Semillatón’-un proyecto de apoyo para la Sierra Tarahumara- durante una Conferencia Magistral realizada en el marco de  la ExpoRestarantes, en la Ciudad de México, y que se realiza con el apoyo de la Fundación UNAM, el Instituto de Biología de esta universidad, el Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana (CCGM) y los chefs Alicia Gironella y Enrique Olvera, entre otros.

semillatc3b3n.jpg

Más tarde, Veo Verde tuvo la oportunidad de entrevistar a la Bióloga y Maestra en Ciencias Edelmira Linares Mazari, quien junto con su esposo, el Dr. Robert Bye Boettler, Etnobotánico;  investigadores reconocidos en temas etnobotánicos y alimentarios en el Instituto de Biología de la UNAM, son los creadores de el Semillatón, del cual pudimos conocer sus orígenes y metas más a fondo.

Todo empezó hace más de tres décadas, cuando Robert Bye  y Edelmira Linares decidieron vivir en la Sierra Tarahumara -localizada en la Sierra Madre Occidental, en el estado de Chihuahua, que a su vez se ubica en el noroeste de México– y dedicar su vida a la investigación etnobotánica, con lo que la comunidad Tarahumara (que se llaman a sí mismos ‘rarámuris‘, cuyo significado es  “Pie veloz“), los adoptó y les dió asilo,  ellos a su vez se sintieron agradecidos con la responsabilidad de corresponderles con su apoyo. Más aún cuando a principios de este año -a raíz de la pérdida de cosechas por la sequía- los rarámuris les expresaron su desesperación por estar vivivendo la peor hambruna de toda su vida.

La pareja de investigadores decidieron actuar, no sólo por solidarizarse con una comunidad  marginada que les ha dado asilo durante décadas, sino porque esta proyecto es también para beneficio de todo el país. ¿La razón? Que en la Sierra Tarahumara el maíz es el pilar de su alimentación -ya sea preparado como tortillas, pinole, atole, tesgüino (fermentado de maíz), entre varias formas más- y existen 10 variedades diferentes de maíz nativo, la mayoría de ellas endémicas de esta región.

maiznativoculinariam.jpg

Es por esto que el proyecto beneficia al país, pues la pérdida de los  maíces nativos afectaría a la ciencia ya que allí se ubica uno de los cuatro centros de diversificación del maíz en México, y también sería una pérdida para la Comida Mexicana, que es Patrimonio Cultural de la Humanidad.  Y la razón por la que sólo pueden sembrarse estas especies en la Sierra Tarahumara es porque el ciclo de crecimiento de los maíces nativos es de tres meses (a diferencia de las variedades de otras regiones, cuyo ciclo es de cinco meses), lo que permite a los campesinos cosecharlo al final de la primavera  antes de que las temperaturas extremosamente frías o secas de las demás estaciones lo dificulten.

Además de maíz, también son base de su alimentación el frijol, la calabaza, y el quelite. Todos estos alimentos los suelen preparar poniéndolos a secar al sol para almacenarlos, y así poder sobrevivir durante los meses en que la tierra no es fértil en esta región.

Por todo ello, Linares y Bye crearon este proyecto, destinado a recaudar fondos para el rescate de las semillas del maíz nativo de la zona Tarahumara, que sufre de una prolongada sequía. La forma de apoyar es a través de un donativo, para ayudar a la multiplicación de semillas de maíces nativos, que serán repartidas entre los agricultores indígenas de la zona para su siembra y autoconsumo, así como para la creación de bancos de semillas comunitarios y regionales.

De hecho, la primer etapa de este proyecto piloto ya se ha comenzado, pues ambos especialistas invirtieron de sus recursos para rentarles a algunos campesinos 11 hectáreas de terreno, donde ya se sembraron 40 kilos de semilla de todas las variedades de maíz nativo de la región, misma que consiguieron recolectar principalmente entre los campesinos locales.  En esta primera etapa esperan obtener 2.5 toneladas por hectárea; y continuar el proyecto el próximo año en la  región de la Sierra Tarahumara Baja.

Si quieren unirse a la causa, sólo necesitan hacer su donativo a Fundación UNAM, en la cuenta Banamex 533019, sucursal 0870

O por medio de transferencia interbancaria, a la cuenta CLABE: 002180087005330195

*Es importante anotar la referencia 313.01.309 en cada depósito, para asegurar que llegue a Fundación UNAM

Si tienen posibilidad, ¡Apoyen esta importante causa! recuerden que los donativos no tienen que ser de un mínimo determinado, así que cualquier cantidad les será de gran ayuda.

Seguiremos informando.

Fuente: Semillatón, programa de rescate de maíz nativo en la Tarahumara (La Jornada)