La crisis ambiental que afecta a la Isla de Pascua

El aumento de la población, la falta de infraestructura sanitaria, la composición volcánica de la isla y el alto valor arqueológico de su suelo, son las variables que aumentan el riesgo de Alerta Sanitaria en el territorio insular chileno.

Digamos las cosas como son. Si este paraíso polinesio mantuviera las condiciones de antaño, no existirían complicaciones. El aumento de población -de 250 habitantes en 1920 a 5 mil en 2001- ha causado la proliferación de pozos negros, dada la imposibilidad de construir alcantarillados en una tierra con alto valor arqueológico.

El gran problema es que hay una alta probabilidad de que las filtraciones de fecas humanas estén llegando a las napas subterráneas que surten de agua para consumo en la isla. Además, estarían llegando los jugos percolados de dos grandes basurales, ya que tampoco se cuenta con relleno sanitario, agravando la situación que podría llegar a declarar una alerta sanitaria.

Datos no muy agradables son que cuando los pozos negros exceden su capacidad, camiones aljibe las retiran para depositarlas en el basural.

Los niveles de consumo de agua en la población se mantienen en los margenes de lo sustentable, por lo que el tema no es la escasez o sobreexplotación del recurso hídrico. Hay tres factores importantes que han influido en el colapso ambiental de la Isla de Pascua:

  • Aumento de la Población
  • Falta de infraestructura sanitaria
  • Composición geológica de la Isla
  • Zona patrimonial de alto contenido arqueológico

El primer punto es trascendental a la hora de dar viabilidad a las condiciones de vida de los isleños dado su número ascendente. Partiendo de esta realidad el Estado de Chile ha actuado con demora afectando el desarrollo limpio de esta parte del territorio insular.

El año pasado se inauguró una planta de reciclaje, lo cual es bueno pero un contrasentido cuando primeramente no existe un relleno sanitario y solo vertederos que prontamente se encontrarán en su máxima capacidad.  Recién ahora y contra el tiempo se hará la licitación para realizar un estudio de la calidad del agua, y en agosto la Dirección General de Aguas  tomará  muestras para el análisis químico, bacteriológico y físico.

Por otra parte, la fuente de agua es la lluvia que se permea hacia el interior de la tierra producto del origen volcánico de la isla que le otorga un carácter poroso a la tierra, lo que aumenta el peligro de filtraciones desde los pozos negros y los vertederos.

Además de todo esto, tenemos que la Isla de Pascua es un Patrimonio de la Humanidad que alberga un pedazo de la historia del ser humano por lo cual no es fácil e incluso no está permitido realizar modificaciones al suelo, como trabajos de excavación con el fin de construir infraestructura sanitaria.

En resumidas cuentas, los isleños hace algún tiempo cuando protestaron por el aumento de concesiones de tierra a personas que no eran originarias y por el aumento de vuelos que detonaba un crecimiento exponencial de visitantes, tenía un argumento razonable que en este momento está dando claras señales que de haber sido escuchado no se estaría al borde de un colapso ecológico lamentable que ha llenado de “pelusas” al precioso “ombligo del mundo”.

Fuente: 3 claves para entender por qué Isla de Pascua está al borde de un colapso medioambiental (El Dínamo)