Problemas por el derrame del Prestige aún persisten

Los pescadores que ayudaron en las tareas de limpieza tras el vertido de petróleo del Prestige presentan problemas respiratorios que no han sido solucionados en los cinco años transcurridos desde el desastre.

Los pescadores que ayudaron en las tareas de limpieza tras el vertido de petróleo del Prestige presentan problemas respiratorios que no han sido solucionados en los cinco años transcurridos desde el desastre.

El Prestige era un buque de bandera de Bahamas que se hundió frente a las costas de Galicia en noviembre de 2002 y causó uno de los mayores desastres ecológicos en España.

Según un estudio del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (Creal), las personas que trabajaron en la limpieza del chapapote, en noviembre de 2002, arrastraron enfermedades respiratorias como sibilancias, dificultad para respirar, tos y flemas, durante cinco años, las cuales disminuyeron un poco recién en 2008.

La investigación realizó entrevistas realizadas durante 2008 a 501 pescadores que trabajaron en la limpieza y a 177 que no lo hicieron, adjuntándolas a otras entrevistas que ya se habían hecho en 2004.

Según el líder del proyecto, Jan-Paul Zock, “existe un riesgo de síntomas respiratorios persistentes”, en especial en aquellos casos en los que la exposición al chapapote sucio fue prolongada y sin protección adecuada. El estudio hace hincapié en lo necesarias que son regulaciones internacionales y una supervisión permanente para las personas que participan en este tipo de trabajos.

Fuente: Los problemas respiratorios por recoger chapapote del Prestige duraron 5 años, según un estudio (El Huffpost)