Amenazas a la biodiversidad se rastrean a través de las cadenas de suministros

El 30% de las especies amenazadas están en riesgo debido al consumo en el mundo desarrollado (al cual Chile pertenece…oh si!), según señala una investigación de la Universidad de Sydney.

El 30% de las especies amenazadas están en riesgo debido al consumo en el mundo desarrollado (al cual Chile pertenece…oh si!), según señala una investigación de la Universidad de Sydney. El trabajo mapea la economía mundial para así rastrear el comercio de bienes implicado en la pérdida de biodiversidad en el planeta.

“Nuestros hallazgos se pueden usar para mejorar la regulación y etiquetado de miles de productos que se comercializan a nivel internacional”, indicó el profesor Manfred Lenzen, autor jefe del estudio publicado por Nature y parte del grupo de Análisis de Sostenibilidad Integrada en la School of Physics de la universidad.

El estudio evaluó más de cinco mil millones de cadenas de suministro, conectando consumidores a más de 15.000 productos en 187 países. Estos datos se cruzaron con un registro mundial de 25.000 especies en peligro de extinción y vulnerables.

“Hasta ahora, estas relaciones eran poco conocidas. Nuestro extraordinario procesamiento de números, que demoró años en la recopilación de datos y miles de horas en una súper computadora, nos permite ver estas cadenas de suministro con un detalle asombroso, por primera vez”, señaló Lenzen.

Hay una creciente toma de conciencia sobre el impacto que el consumo de los países desarrollados tiene sobre la biodiversidad, impacto que es más grande en el extranjero que dentro de las fronteras “desarrolladas”. El estudio muestra los casos de muchos países, incluidos Estados Unidos y Japón, además de varias naciones europeas.

Entre los países exportadores, donde realmente ocurre la pérdida de especies, un 35% de las amenazas registradas se puede vincular a la producción impulsada por las exportaciones. En Madagascar, Papua Nueva Guinea, Sri Lanka y Honduras, esa cifra puede llegar al 60%.

Los investigadores creen que los resultados se pueden utilizar para proteger mejor la biodiversidad y los consumidores esperan que alimentos con etiquetas de sostenibilidad se conviertan en la norma gracias a estudios de ese tipo.

Vamos a ver que se discute en la Conferencia Río +20 a finales de este mes sobre estos temas.

Fuente: Biodiversity Threats Traced Through Their Supply Chains (Ecology)