Un árbol muerto y otro vivo colgando en una iglesia abandonada

La obra fue instalada por Shinji Turner-Yamamoto, en la Iglesia abandonada de Santa Cruz en Cincinnati, Estados Unidos, en un lugar parte del Registro Natural de Lugares Históricos de esa nación.

Algo tienen los árboles que los artistas los utilizan como “musa inspiradora” para todo tipo de obras e instalaciones. Es que los árboles al natural son preciosos vivos, muertos, jóvenes, viejos, grandes y pequeños. El árbol colgante de la foto de arriba hace que está iglesia abandonada se vea aun más impresionante.

La obra fue instalada por Shinji Turner-Yamamoto, un artista nacido en Osaka, Japón que ha realizado diversas instalaciones sobre la naturaleza, árboles y semillas en Irlanda, Italia, Finlandia, Mongolia, EE.UU., Japón y la India. La instalación se realizó en la Iglesia de Santa Cruz en Cincinnati, Estados Unidos, en un lugar abandonado parte del Registro Natural de Lugares Históricos de esa nación.

En la iglesia se colgaron dos árboles, uno vivo recién arrancado y otro muerto. La idea del artista roza con el concepto japonés Wabi-sabi o “belleza de lo imperfecto”. Un árbol nace desde otro muerto.

Cabe señalar que esta obra pertenece a otras instalaciones del artista en el marco del Tree Project Global, en el cual ha trabajado con diversos elementos de la naturaleza e incluso ha plantado semillas para vigilar durante meses su crecimiento interviniendo con diversas obras artísticas.

Aunque a muchos les parece aberrante arrancar un árbol para realizar arte. El japonés asegura que ninguna especie es dañada en el proceso, ya que el árbol muerto es reutilizado en otras obras y el árbol vivo es replantado con ayuda de maquinaria y de varios estudiantes que trabajan con Yamamoto.

sleepingtree0150s660x441.jpg

sleepingtreefloating199bws660x441.jpg

 

Fuente: Artist Hangs Living Trees in Abandoned Churches (Treehugger)

.