México: Conoce el proceso para transformar botellas de plástico PET en nuevos envases, de la recicladora PetStar

Veoverde vistió la planta productora de resina reciclada PetStar, en el Estado de México. Conoce el proceso que se realiza para transformar una botella de plástico PET en resina que se utilizará para fabricar nuevos productos.

Seguramente hemos escuchado infinidad de veces sobre la importancia de reciclar las botellas de plástico PET (Polietileno Tereftalato), pero pocas veces nos pasa por la mente cómo es que se lleva a cabo este interesante proceso que logra convertir a una botella en una banca, playera, bolsa, o nuevamente en otra botella de plástico ¿Cierto?

Pues en Toluca, Estado de México, se encuentra ubicada una de las productoras más importante del país de resina reciclada grado alimenticio, a partir del reciclaje de este plástico: PetStar. Este proyecto surgió de la colaboración entre la empresa Coca-Cola de México, y varias de las empresas embotelladoras con las que trabaja.

petstar8.jpg

 

El pasado viernes 8 de junio, se realizó la colocación de la primera piedra para una ampliación de la fábrica recicladora, con la cual se espera que al entrar en funcionamiento ese nuevo espacio, PetStar será capaz de reciclar 60 mil toneladas de PET al año -lo que equivale a dos mil millones de botellas– y obtener de este reciclaje la resina grado alimenticio con el que se podrán fabricar nuevos envases y productos diversos; con lo que se buscan convertirse en la compañía de reciclado más grande de toda América Latina.

En este evento, el equipo de Veoverde México estuvo presente, para visitar las instalaciones y observar de cerca el proceso de reciclaje de los envases plásticos. ¡Conócelo con nosotros!:

Primero, en un almacén se guarda la ‘materia prima’, es decir, pacas de botellas que pueden contener hasta 700 kilos, mismas que recibe PetStar de los centros de acopio.

pacaspet.jpg

 

Estas pacas pasan a la segunda etapa cuando se rompen y se introducen en un contenedor, donde comenzarán el proceso de prelavado –en seco-, en el que una máquina a través de un proceso químico, elimina la suciedad superficial del exterior de las botellas y les retira la mayoría de las etiquetas o la tierra y polvo que puedan tener.

cocapet1.jpg

 

Posteriormente, en otra área, se separan las botellas que son de otros materiales y/o colores, y una banda transportadora las introduce en un cuarto anti-ruido donde se muelen, transformándose en hojuelas como éstas:

pethojuelas.jpg

 

Las hojuelas serán nuevamente lavadas para quitarles cualquier rastro de pegamento o sólidos que les pueda haber quedado. Después, en otro cuarto anti-ruido se les elimina el agua y cualquier rastro de humedad:

petstar4.jpg

 

Una vez secas, pasan a una especie de torres cilíndricas de metal -llamadas silos- en las que se mezclan y pasan por un proceso de control de calidad. Una vez eliminadas las partículas metálicas o cualquier otro residuo de las hojuelas con este control de calidad, pasan a un área donde se funden y se transforman en pequeñas porciones de resina aglomerada:

petstar3.jpg

 

Que serán enviadas a una zona donde a través de nitrógeno se les removerán todos los sobrantes de material en los bordes; para pasarlas ahora por un proceso de cristalización y policondensación –una reacción química para formar polímeros, como en este caso el polietileno- lo que hace más resistente la resina, y apta para fabricar nuevas botellas o envases para alimentos.

policondenspetstar.jpg

 

Una vez finalizado todo este proceso, la resina que se obtiene son diminutas piezas de color gris claro, de forma cilíndrica, como las que rellenan esta botella conmemorativa del evento:

petstarbotella.jpg

 

El PET reciclado puede utilizarse para fabricar playeras, o bolsas -para las que el proceso es el mismo, y a partir de la resina, el productor textil la derrite para obtener el hilo, haciendo las prendas totalmente de poliéster reciclado y utilizando por ejemplo aproximadamente 8 botellas para una playera.

Sin duda, un proceso interesante, sobre todo al ver las cantidades enormes de PET que utilizamos en México y el gran volumen que se puede recuperar. Por ahora, los envases de la empresa Coca-Cola de México, cuentan con un 25% a un 50% de material reciclado en su contenido, esperamos que cada vez sea aún mayor este porcentaje, y en lo que a cada uno de nosotros respecta, ¡A recordar la importancia de separar la basura en casa, para darle nueva vida a los envases de PET! Al acabar de utilizar un envase, quítenle la etiqueta,-no lo laven, pues en cada enjuague se desperdician litros y litros de agua- y aplástenlo para comprimir el envase. ¡Listo!