Amazonas: Pueblo Surui utiliza Android con Open Data para monitorear sus bosques (Video)

Obtener créditos de carbono mitigando el impacto de las empresas en el mundo y obteniendo por esto un beneficio económico para la etnia, es una de las maneras de beneficiarse con esta tecnología.

La tecnología puesta al servicio del medio ambiente es la manera más rápida y posible de construir un futuro verde. Hay varias tecnologías amigables con el planeta que hemos compartido con ustedes , además de contarles de iniciativas como el Imagine Cup: Cuatro innovadores proyectos que podrían cambiar el mundo.

Esto es cada día más común en las sociedades modernas que ya tienen adaptada como herramienta cotidiana a la tecnología. Sin embargo, cada vez vemos más casos donde son pueblos nativos los que también comienzan a adoptar formas de comunicación tecnológicas.

Revitalizar por medio de la tecnología el idioma de un pueblo, que la mayoría de las veces es cooptado por la cultura dominante, es una verdadera paradoja, pero que gracias a Amukan, la app para iOS que te enseña a hablar y entender Mapudungún, se consiguió.

En este caso que veremos a continuación,  la tecnología Android con Open Data le sirve al pueblo amazónico Surui, hace solo 45 años  “contactado” por el hombre blanco, para preservar su amenazada selva. De esta forma puede pensar en mitigar del impacto de distintas empresas por medio de la venta de bonos de carbono, monitoreando para este fin la deforestación por medio de Google Earth Engine.

Esto se encuentra en el marco del programa Reducción de Emisiones Provocadas por la Deforestación y la Degradación de los Bosques (REDD+) que impulsa la Organización de las Naciones Unidas como instrumento para mitigar el cambio climático.

La compraventa de derechos de emisión de carbono, o certificados de carbono, está prevista en los sistemas de control del cambio climático para que empresas o países que son emisores netos de gases de efecto invernadero paguen a otros que tienen mecanismos para reducirlas. Es por eso que se le paga a este pueblo nativo por no deforestar y conservar la sostenibilidad.

Las estimaciones indican que pueden recaudar 40 millones de dólares a la cotización actual del mercado, de cinco dólares por tonelada de carbono no emitido. Es más, en los próximos 30 años, la cantidad que el pueblo suruí acumulará por deforestación evitada será de ocho millones de toneladas de dióxido de carbono.

Este plan de negocios ya está siendo administrado por el pueblo, y una gran herramienta es la tecnología, como verás en el siguiente video: