EEUU: ¡Insólito! llamó a la Conservación de Vida Silvestre para que cuidaran de unos polluelos y éstos les dispararon

La autoridad que disparó señaló que era el único encargado de esa división, que tenía mucho que hacer y que estaba a punto de salir de vacaciones y no tenía el tiempo suficiente.

En el estado de Pensilvania en Estados Unidos pasó un hecho digno del humor más negro que deja mucho que desear respecto las autoridades, que se supone velan por el cuidado del medio ambiente de ese lugar.

Una mujer rescató a unos pequeños polluelos que estaban perdidos a su suerte, los cuidó, alimentó y cuando llamo a las autoridades pertinentes para que se llevaran a las aves a un lugar mejor, estos las mataron ¿La razón? Las especies estaban protegidas. Una lógica que escapa a cualquier tipo de razonamiento.

La señora Cheryl Gayer descubrió tras una tormenta el mes pasado que tres polluelos petirrojos robín (Turdus migratorius) cayeron de un nido roto. Desde entonces comenzó a cuidarlos, darles gusanos, calor, cariño, etc. Cuando las pequeñas aves recuperaron sus fuerzas la mujer llamó a las autoridades medioambientales que deben rescatar este tipo animales, que además son el ave oficial de los estados de Connecticut, Michigan y Wisconsin.

Justin Klugh, empleado de la Conservación de Vida Silvestre llegó hasta la casa de Cheryl para hacerse cargo de la situación. En vez de felicitar a la mujer por su empatía y solidaridad con los polluelos, le señaló que ésta no tenía derecho a tener posesión de un ave protegida por la Ley de Especies Migratorias y se las llevó para aplicarle eutanasia. Desesperada, la mujer acudió a las dependencias de la Conservación para averiguar sobre el destino de sus polluelos. Klugh le dijo que los había matado, lo peor es que la causa de muerte no fue con una inyección indolora, sino que mismo hombre les disparó en la cabeza, un acto completamente irracional y exagerado para terminar con la vida de 3 aves que en su conjunto caían en la palma de una mano, según contaba la mujer.

Conmocionada con la noticia Gayer encaró a la “autontoridad” y le dijo que no tenía por qué haber matado a los polluelos y menos de esa forma. La reacción del troglodita fue molestarse y justificar su hazaña señalando que era el único encargado de esa división, que tenía mucho que hacer y que estaba a punto de salir de vacaciones y no tenía el tiempo suficiente para cuidar pajaritos.

“Ojalá nunca los hubiese llamado” exclamó llorando la mujer a un medio de Pensilvania.

Gayer, dolida por el triste asesinato de los polluelos acudió a los medios y alegó ante estamentos superiores; sus reclamos no tuvieron muy buena acogida. De hecho, otras autoridades señalaron que el actuar del Klugh fue el correcto: “No me parece que el funcionario haya hecho nada fuera de los procedimientos tradicionales” Señaló el portavoz de la comisión cuestionada, Richard Denley.

La versión de quien efectúo los disparos tardará unas tres semanas en aparecer, cuando el hombre regrese de sus vacaciones, ojala más relajado.

Ya lo sabes, si vives en Pensilvania y necesitas ayuda para proteger a algún animal ¡Ni se te ocurra llamar a las autoridades locales! Los animalitos te lo agradecerán, cualquier cosa es mejor que ese tipo de “protección”.

petirrojo01660x445.jpg

 

Fuente: Woman Seek Help For Rescued Birds, Authorities Shoot Them Instead (Treehugger)