Supermercados sostenibles: El plástico

El sector de las bolsas del plástico en España dice estar en crisis. Mientras vemos los supermercados llenos de envases de plástico.

Leo una noticia en la edición digital de El Mundo sobre la crisis en la que está sumido el sector del plástico en España debido a que desde hace un año la mayoría de las superficies comerciales no regalan las bolsas con la compra. Lo cual llevaría a cualquiera que venga del supermercado con la compra a cuestionarse si esto es real o no.

Primero los datos. El Instituto Tecnológico del Plástico (Aimplas), una asociación que agrupa cientos de empresas del propio sector del plástico – que todo hay que decirlo -, indica que el uso de las bolsas de plástico de un solo uso, ha caído un 80%. Y que muchas empresas han “sobrevivido” gracias a hacer otro tipo de bolsas reutilizables y que se cobran o diversificar la oferta.

Y ahora el por qué de este post. Como os comentaba cuando volvemos de la compra del super qué es lo que tenemos. Yo me encuentro una infinidad de productos con envases de plástico que realmente no sirven para nada (iba a decir que no sirven para casi nada, pero que quien les encuentre un valor que me lo diga).

Por ejemplo, se han sustituido los mostradores de carne con carnicero o dependiente por mostradores de frío con el producto ya envasado y todo es plástico. Sí, mucho más “salubre” pero mucho menos ecológico y por lo tanto nada sostenible medioambientalmente hablando.

La ley en España indica que las bolsas de plástico deberán ser, en su totalidad, biodegradables antes de 2018. Es decir, que todavía hay mucho tiempo. Pero ese tampoco creo que sea el camino, es sustituir un problema por otro. Del problema de la contaminación pasamos a fabricar productos que tendrán un periodo de vida corto, tan corto como el que sirve de llenarla de alimentos en el super o tienda del barrio y vaciarla en casa.

Los supermercados, en especial los grandes, los hiper, en ser cada vez más tecnológicos, en prescindir cada vez más de trabajadores en las líneas de cajas o en el servicio de pescadería, carnicería, etc. Se afanan por ser cada vez más modernos. Y se olvidan en la misma proporción de ser sostenibles, o mejor dicho, que el cliente final sea sostenible.

Con la separación de basuras lo habréis notado. Separamos por un lado lo orgánico, en mi casa de cuatro personas no llegamos a llenar una bolsa pequeña en dos días. Sin embargo en residuos de plásticos podemos llenar hasta una bolsa grande o algo más en un solo día. Esto es lo que no es sostenible, la cantidad de residuo que generan los envases.

Por lo tanto, no me termino de creer que las empresas del sector estén en la crisis que dicen estar. Todo es plástico en nuestra vida de consumo. Y si están en tal crisis que empiecen a cambiar el modelo de negocio y que empiecen a apostar por otras bolsas y por otros envases ya de paso.