Día Mundial del Medio Ambiente: Da el paso de una economía verde a una azul

Muchas veces se escucha decir “economía verde”, idea que pocas veces se práctica y que hoy se ve reemplazado por un nuevo concepto, el de “economía azul”.

Muchas veces se escucha decir “economía verde”, idea que pocas veces se práctica y que hoy se ve reemplazado por un nuevo concepto, el de “economía azul”.

Este término proviene de un libro del mismo nombre –La Economía Azul– escrito por Gunter Pauli, quien se inspira en las ideas de otro libro llamado “De la cuna a la cuna: rediseñando la forma en que hacemos las cosas”, el cual propone una transformación total del diseño industrial, la ingeniería química o la arquitectura. De esa forma se pretende superar el concepto de las 3 erres; reciclar, reducir, reutilizar. Lo que se busca es garantizar un proceso industrial en el que las materias primas regresen a la naturaleza sin un gran impacto sobre el medio ambiente o, incluso, mejorando.

Gunter Pauli lleva esta forma de concebir el desarrollo un paso más allá y centra su enfoque en mejorar el conocimiento del sistema natural. La naturaleza no produce residuos y mantiene un perfecto equilibrio entre sus elementos. Se deben aprender las técnicas y formas que tiene para hacer eso.

De pasada, aprovecha de criticar dos modelos que se han consolidado como ineficaces: la economía financiera (basada en el crédito y la deuda) y la economía verde (que busca preservar el medio ambiente gracias a grandes inversiones). Como respuesta llega la economía azul, que desea aprender de la naturaleza y su conocimiento acumulado de millones de años. Así, se podrían alcanzar unos niveles de eficacia cada más altos, respetar el medio ambiente y a la vez crear riqueza. Esta forma de hacer las cosas, propia de la naturaleza, debe ser llevada al mundo empresarial.

Entre las posibilidades que sugiere Pauli están:

  • Aplicar un diseño bicolor, como el de las cebras, o una estructura de termitero a la arquitectura bioclimática,
  • Teléfonos móviles que no necesiten baterías porque utilizan la energía de la diferencia de temperatura entre el aparato y el cuerpo humano,
  • Reutilizar los desechos mineros o agrícolas.

El libro incluye cien ideas empresariales innovadoras que pueden generar 100 millones de empleos en los próximos diez años. Algunas ya se han llevado a la práctica con éxito, por lo que esta forma de pensar no es una utopia, sino que sólo requiere voluntad.

Fuente: De la economía verde a la economía azul (Ecología Verde)