Cuatro mascarillas naturales para tratar los problemas de una piel grasa

En esta ocasión, la madre naturaleza nos revela cuatro nuevos trucos para un rostro deseado.

Si observas que los poros de tu rostro se encuentran más dilatados que de costumbre, tienes una mayor cantidad de puntos negros o un aspecto brillante en la zonas de tu frente, barbilla y nariz, probablemente estés siendo víctima de una piel grasa.

La semana pasada nuestra madre naturaleza nos contó algunos secretillos para combatir una piel seca, pero hoy nos revela cuatro nuevos trucos para terminar definitivamente con los problemas de un cutis graso.

1-. Mascarilla de avena

Cuece tres cucharadas de harina integral de avena. Filtra el líquido y aplícalo sobre tu rostro. Espera por 30 minutos y retíralo con abundante agua tibia.

2-. Mascarilla de levadura de cerveza

Mezcla dos cucharaditas de levadura en polvo con un poco de agua caliente hasta que obtengas una pasta. Luego mézclalo con un huevo entero y aplícalo sobre tu rostro por 15 minutos, finalmente retíralo con agua fresca.

3-.Mascarilla de tomates

Pon varias rodajas de un tomate mediano sobre tu rostro. Déjalas por 15 minutos y retírala con agua tibia.

4-.Mascarilla de frambuesas

Muele con un tenedor 7 frambuesas maduras hasta que obtengas una masa consistente y luego añade 1 clara de huevo batida. Mezcla todo y aplícalo sobre tu rostro y cuando la mascarilla ya esté seca, retíralo con un algodón empapado con agua tibia y luego uno con agua fría.

P.S: Al igual que para combatir los problemas de una piel seca, todos estos productos cuentan con propiedades ideales para el tratamiento de una piel grasa, por lo que si tu piel es más bien mixta, no necesariamente conseguirás el efecto deseado.