¿Qué es lo que estamos respirando en la Ciudad de México?

Presentamos los resultados de un estudio realizado en la Ciudad de México, sobre los contaminantes del aire y lo que pueden ocasionarnos.

Que las ciudades están cada vez más contaminadas por el humo de los automóviles, fábricas, y demás consecuencias de la industrialización no sustentable, nos queda más que claro. Pero, exactamente, ¿Sabemos qué es lo que estamos respirando?

Pues Transeúnte, una fuente mexicana de información sobre movilidad y espacio público, publicó una interesante infografía sobre los principales contaminantes que afectan la calidad del aire en la Ciudad de México, así como los daños que ocasionan al cuerpo humano. Así, vemos que el cóctel de contaminantes se integra principalmente por:

El dióxido de azufre, que causa problemas en las vías respiratorias.

  • El famoso ozono, que se sigue filtrando por los -cada vez mayores- agujeros en la atmósfera, provoca daño permanente en los pulmones, al igual que el dióxido de nitrógeno, que puede causar pulmonía.
  • El plomo, provoca retraso en la atención y altera el estado de ánimo.
  • El benceno y el monóxido de carbono dificultan el transporte de oxígeno hacia las células, provocando inconsciencia e incluso la muerte.
  • Las llamadas partículas mayores (PM10) y menores (PM 2.5) afectan en diferentes grados las vías respiratorias y causan daños en el embarazo.

Pues además de esto, como el nivel de oxígeno cambia dependiendo de la altitud de cada ciudad, esto afecta la eficiencia en la combustión. La infografía presentó un comparativo entre ciudades con diferente altitud, donde por ejemplo en Cancún, Quintana Roo, ciudad a 0 metros sobre el nivel del mar (msnm) el nivel de oxígeno es 25%; a diferencia de las ciudades de Guadalajar,a ubicada a 1,500 msnm y con un nivel de oxígeno de 17%, o la Ciudad de México, que se encuentra a 2,500 msnm y cuyo nivel de oxígeno es de 13%.

Por si esto fuera poco, también se hizo un comparativo sobre las zonas metropolitanas con más concentración de ozono en las “horas pico”, donde también es la Ciudad de México la que se lleva el triste primer lugar, superando con gran diferencia a ciudades como Los Ángeles (E.U.), Barcelona (España), o Toronto (Canadá), que son las que le siguen en la lista negra.

Y para cerrar con “broche de humo”, la Organización Mundial de la Salud atribuye 14, 734 muertes al año en México a la contaminación del aire. ¡Uff! Terrible, sin duda. Aunque a mí me parecen pocas –desgraciadamente- tomando en cuenta que en este país de acuerdo a cifras del último censo en el 2010, habitaban más de 112 millones de personas. Resulta fundamental que existan iniciativas como “Hazla de tos” para exigir a a las autoridades mejorar la calidad del aire, pero seguro será mejor ver más propuestas de este tipo,que surjan de cada uno de los habitantes de ésta y otras ciudades del país.

Via:  ¿Qué respiramos en la ciudad?  (Transeúnte)