Un año de amor entre un guepardo y un perro

A perros y gatos se los suele considerar enemigos, pero para un joven cheetah y su compañero canino, la vida nunca ha sido mejor.

A perros y gatos se los suele considerar enemigos, pero para un joven cheetah y su compañero canino, la vida nunca ha sido mejor.

El año pasado, los visitantes de Busch Gardens Tampa Bay (Florida) fueron introducidos a una simpática pareja de recién nacidos -el pequeño cachorro de cheetah llamado Kasi, y un cachorro labrador llamado Mtani. A pesar de tienen poco en común, el lazo que ambos cachorros desarrollaron resulta demasiado fuerte para que las diferencias de especie lo afecten.

dogandcheetahstanding.492x0q85cropsmart.jpg

“Ellos definitivamente se aman”, señaló un funcionario del zoológico. De hecho, un año más tarde, la relación entre el cheetah y el perro parece destinada a ser de toda la vida.

Kasi y Mtani han vivido juntos en Busch Gardens toda su vida, jugando y durmiendo siestas juntos en una insólita muestra de solidaridad gato-perro. Según funcionarios del zoológico, los guepardos son animales altamente sociales y buscan formar relaciones de compañerismo fuertes. Como el Busch Gardens no contaba con otro cachorro de guepardo, los guardianes de Kasi encontraron un amigo en un amoroso cachorro labrador. Un año después, la pareja es inseparable.

dogcheetahfriends.492x0q85cropsmart.jpg

Fuente: Cheetah and Dog Celebrate One Year of Friendship (Treehugger)