Chile: Emisiones de CO2 de termoeléctricas en una década aumentaron en 160%

Esta medición sólo corresponde a lo emitido por el Sistema Interconectado Central en donde se sumaron 88 centrales termoeléctricas.

Impactante resulta ser la contaminación de una de las fuentes energéticas más utilizadas en Chile: las termoeléctricas. En una década aumentó la emisión de CO2 en 160%, según Pacífic Hydro en conjunto con el Programa de Gestión y Economía Ambiental (Progea) de la Fundación para la Transparencia de la Universidad de Chile.

Esta medición sólo corresponde a lo emitido por el Sistema Interconectado Central en donde se sumaron 88 centrales termoeléctricas. Esto resulta preocupante, por decir lo menos, cuando tomamos en cuenta que la composición del SING (Sistema Interconectado del Norte Grande) es 99,6% Termoeléctrico y 0,4% hidroeléctrico.

Respecto al SIC (Sistema Interconectado Central) su estructura es 44% Hidroeléctrico, 52% termoeléctrico y sólo un 4% de Energías Renovables No convencionales.

Esta situación se agravó en 2000 por los cortes del suministro de gas desde Argentina, y la dependencia energética que nos hace vulnerables ante las variaciones en el precio de los hidrocarburos en el mundo.

La alta demanda de energía es por las actividades relacionadas con la minería, y no por una creciente demanda de energía domiciliaria, es en este punto cuando se hacen imperativas las iniciativas de Net Metering, que ya fue aprobada en el Congreso. Por medio del Net Metering cualquier persona de a pie que utilice energías renovables no convencionales (biomasa, hidráulica, geotérmica, solar, eólica, maremotriz y otros que determine en su momento el Ministerio de Energía) para la generación de electricidad doméstica, y que tenga excedentes, podrá inyectarlas, contribuyendo a diversificar las fuentes de abastecimiento de energía en los sistemas eléctricos.

Con esto podríamos frenar la aparición de más y más termoeléctricas, amparadas en la ausencia de políticas energéticas que vayan de acuerdo a lo requerido por el país, y que no afecten el medio ambiente ni la vida de las personas.

La contaminación por mercurio del mar chileno, se debe, con alta probabilidad, a  las centrales térmicas de carbón y la actividad minera, pues ambas liberan la mayor cantidad de mercurio al medio ambiente, lo que ha puesto al 30% de atunes y albacoras sobre la norma de niveles de metales pesados en su composición.

Fuente: Termoeléctricas: emisiones de CO2 aumentaron un 160% en diez años (El Mercurio)