5 maneras en que puedes reducir (o eliminar) la crueldad animal de tu dieta

Para todos aquellos que todavía no deciden embarcarse en el vegetarianismo pero quieren empezar con pequeños cambios

Animales como los cerdos, pollos y ganado son víctimas de la superproducción, lo que se traduce en nula calidad de vida y tratos realmente indignantes. El presidente de Farm Sanctuary, una organización que defiende a los animales de granja y pretende ofrecerles una vida más compasiva compartió algunas sugerencias para reducir la crueldad de tu plato de todos los días.

1. Come menos pollo y menos huevo

Los pollos son los que peor se la pasan en las granjas. No existe ninguna ley que los proteja o regule que durante su estancia en los criaderos tengan una vida digna. Se la pasan amontonados en cajones, ingiriendo y respirando sus propios desperdicios. Las gallinas ponedoras no la tienen mucho mejor; muchas de ellas incluso jamás logran estirar sus piernas ni ver los rayos del sol.

Este es un caso en el que consumir menos significa aportar mucho a un cambio e

2. Sustituye la leche de vaca

Hay otras opciones, como la leche de almendra, arroz, avena, coco, soya o cáñamo que también están fortificadas con calcio. Estas no involucran el sufrimiento de un animal que tiene que estar sometido a un proceso interminable de embarazo y lactancia, después de que les son arrebatadas sus crías, para luego terminar en el matadero.

3. No comas foie gras

Considerado una delicadeza culinaria, el foie gras es el producto del engordamiento excesivo y abusivo de los patos a través de tubos metálicos introducidos por su garganta.

4. Ten un día vegetariano a la semana

Existe una gran variedad de platillos deliciosos que no incluyen carne, o lácteos, y que pueden ayudar a acostumbrarte a dejar la carne fuera de tu plato.

5. Come más vegetales

El resto de los días de tu semana, trata de que los vegetales ocupen el mayor espacio de tu plato de comida. Además de que disminuirás el consumo de carne, comer vegetales puede ser muy bueno para la salud pues son una gran fuente de vitaminas y minerales – y, a diferencia de la carne, no contienen grasas peligrosas ni hormonas añadidas.

 

Fuente: Cinco maneras de comer con más compasión en el 2012 (CNN México)