5 consejos para ser un conductor más verde

Ahorra gasolina y cuida cuánto contaminas cada vez que enciendas tu automóvil

No todos pueden darse el lujo de dejar el coche en casa, y seamos honestos, los automóviles son un gran medio de transporte y nos facilita la vida muchísimo. Bien, si la bicicleta no es para ti, de todas formas puedes contribuir a que la manera en que utilizas tu coche cause el menor daño posible al medio ambiente.

¿Lo mejor? Es muy sencillo, solo tienes que seguir las siguientes recomendaciones:

1. No abuses del pedal: Los arrancones y aceleración abruptos no solo consumen una enorme cantidad de gasolina sino que también generan la misma cantidad de carbono que 30 minutos de manejo normal. Y si eres de los que gusta aprovechar de las carreteras para sentirse en la Fórmula Uno, toma en cuenta que manejar a una velocidad máxima de 100 km/h aumenta la productividad de la gasolina hasta un 10%, comparado con manejar a 120 km/h. Suena lógico, claro, pero tendemos a olvidarlo, y vale la pena considerar que en realidad la diferencia de tiempo es mínima y la seguridad al volante es mayor, así que todos ganamos ¿no?

2. Dale mantenimiento a tu coche regularmente: esto incluye cambiarle el aceite, afinaciones y por supuesto, revisar los neumáticos. Por cada 3 libras abajo de lo recomendado para el peso de tu coche aumenta el consumo gasolina, pues el esfuerzo para hacerlas rodar es mayor.

3. Estaciona tu automóvil en la sombra: sobre todo en el verano, el calor y los rayos directos del sol pueden transformar a tu coche en un horno con ruedas. Además de que se pueden arruinar los interiores y que es muy incómodo manejar así -y normalmente tenemos que prender el A/C para compensar el calor – también se evapora más fácilmente la gasolina.

4. Planea tus rutas: si es posible, trata de elegir la ruta más corta o la menos traficada, para evitar que el coche se quede varado en medio de un embotellamiento.

5. Mientras más, mejor: si conoces a otra persona que vaya al mismo lugar que tú, por ejemplo el trabajo o la escuela, y viven cerca uno del otro ¿por qué no ir juntos? Pueden ahorrar gasolina, tiempo, estacionamiento y, por supuesto, disfrutar de la compañía de alguien más en el camino que tal vez pueda ser largo y tedioso.

 

Fuente: Mother Nature Network