1.300 millones de toneladas anuales de comida van a parar a la basura según la FAO

Un tercio de la comida mundial se pierde, principalmente, por precarias condiciones de empaque y climatización.

Mi abuelita siempre me decía que era muy malo botar la comida, e incluso nos veíamos en la obligación de botar un pan demasiado duro, me decía que debía besarlo antes de arrojarlo al basurero, porque era la “carita de Dios”. Ella que sufrió de la pobreza y vivió el flagelo del hambre, cada vez que sobraba comida, la reutilizaba en alguna tortilla o guiso con el lema siempre en alto del “Para que no se pierda”.

Hoy, intento conservar esta misma relación ética con la comida, y si me llega a sobrar algo, intento buscar la forma de que la pérdida sea lo menor posible. Lo mismo en los restorantes. Peco de vulgar, pero trato dejar limpio el plato, y si no puedo más, pido “para llevar”.

Ante tanta hambre en el mundo es imposible no sentirse culpable. Más aún cuando entendemos que no es por escasez de alimentos, sino por escasez de recursos de quienes la padecen , y mala distribución económica en el mundo. O sea, si crecieran hamburguesas como mala hierba, de todas formas habría gente muriendo de hambre.

Y esto no es sólo teoría, o exageración de mi parte, porque, si bien esta es una noticia de mediados del año pasado, sigue siendo una realidad, que según el Fondo de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la tercera parte de los alimentos producidos en el mundo, es decir 1,3 billones de toneladas anuales, son desperdiciados a raíz de las precarias condiciones de empaque y almacenamiento.

La falta deb tecnología e infraestructura, hace que paradojalmente los países menos desarrollados, sean los que desperdician mayor cantidad de comida. Luego están los parametros primer mundistas que desperdician la comida por razones estéticas o de tamaño. Finalmente está el continente más castigado por la hambruna, África, donde no se desperdicia prácticamente nada.

Según estos datos, una persona normal en el mundo por año arroja a la basura unos 100 kilos de comida, mientras que una persona perteneciente al continente negro, sólo 6.

América y Asia desperdicia en un 60% la producción de tuberculos en el proceso de distribución, de las frutas y verduras se desperdicia la mitad de la producción, los aceites un 30% y las carnes, pescados y mariscos un 20%.

Jeff Klein, presidente de  Red Global del Banco  de Alimentos  (GFN, por sus siglas en inglés), cuestiona  que en una era en que suben los precios de los productos a nivel global, y el hambre afecta a casi mil millones de personas, es inaceptable que todos los años  se pierda un tercio de los alimentos que se produce para el consumo humano.

Ya lo sabes, tambien una contribución al medio ambiente, ya que la sobreexplotación, como puedes ven, no sirve para mucho, generar hábitos sustentables de alimentación, donde la tónica no sea tener que botar la comida, y por muy “elegante” que te parezca dejar la mitad de tu porción en el plato, piensa que es un despropósito tener que tirar esa comida.

Fuente: 1 300 millones de toneladas de comida pierde el mundo (Fao.Org)