Nuevo director de la FAO tendrá a África como prioridad

En su primera presentación ante la prensa luego de asumir la dirección de la FAO el pasado 1 de enero, José Graziano da Silva señaló que su deseo es trabajar de forma transparente y democrática con los Estados miembros, las diferente agencias de las Naciones Unidas, el sector privado y la sociedad civil

Para el brasileño José Graziano da Silva, nuevo director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la lucha contra el hambre requiere “el compromiso de todos”, ya que sólo así se conseguirá ganar .

En su primera presentación ante la prensa luego de asumir la dirección de la FAO el pasado 1 de enero, Graziano señaló que su deseo es trabajar de forma transparente y democrática con los Estados miembros, las diferente agencias de las Naciones Unidas, el sector privado y la sociedad civil.

El objetivo principal de su mandato, que concluye el 2015, será trabajar para la erradicación del hambre, tema en el que se hará necesaria la voluntad política de varios actores para que los esfuerzos se traduzcan en acciones concretas. El nuevo director está convencido de que es posible “recuperar el terreno perdido” y lograr reducir a la mitad el número de personas hambrientas en el mundo para el 2015. Debido a que la FAO cuenta con recursos limitados, la prioridad serán los países con mayor necesidad, los cuales ubicó en África.

También se refirió sobre América Latina, región que cree muy privilegiada en temas de agricultura y seguridad alimentaria, con muchas leyes que abordan el problema del hambre, lo que hace que considere la zona por por delante de otros países del mundo esta materia.

Por lo tanto, el nuevo director señaló que no se tratará igual a todos los países, sino que los esfuerzos se van a concentrar en aquellos que no están avanzando al ritmo necesario. Su mandato sucede al del senegalés Jacques Diouf y tiene como prioridades estratégicas el avanzar hacia un sistema de producción y consumo más sostenible, impulsar una mayor justicia en la gestión de los alimentos, completar la reforma de la organización y ampliar la cooperación sur-sur.

Graziano también señaló que no espera un gran aumento del hambre en el mundo y recalcó que la situación ya está en un nivel terrible con más de mil millones de hambrientos en el planeta. Respecto a este tema, manifestó que en algunas zonas se espera que el aumento sea menor, y en otras regiones, como África o Asia, el incremento de personas con hambre sea significativo.

La FAO espera ser una organización más cercana a esas regiones, implementando una serie de medidas que le permitan ser “más efectiva y descentralizada”, aseguró. El director del organismo destacó que trabajará para lograr la eficacia de su oficina mediante la reducción de los costes administrativos y la burocracia, para así poner esos recursos en el trabajo en terreno.

Al referirse a la crisis económica que puede tener lugar este año, Graziano afirmó que espera que los fondos que recibirá la FAO de parte de los países desarrollados no disminuyan, y que los efectos de la crisis se podrán ver en la cantidad de gente que podría necesitar ayuda. Se mostró optimista sobre el rol que ha adquirido la seguridad alimentaria a nivel mundial y el alza en el número de países que han legislado respecto al derecho a la alimentación de todos los ciudadanos, lo que confirma que los gobiernos han comprendido la importancia de erradicar el hambre. Prevé que los precios de los alimentos no aumentarán como en los últimos dos años, aunque no cree que se reduzcan a los niveles de 2009.

El director general de la FAO aseguró que “tenemos reconstruir la confianza entre la oficina y los Estados miembros para seguir adelante, y tengo la intención de hacerlo mediante la promoción de una relación transparente y constructiva entre los Estados partes y los órganos rectores de la FAO”

Vamos a ver como le va. El período se ve complicado.

Fuente: El brasileño Graziano Da Silva dará prioridad a África al frente de la FAO (EFE)