Suma críticas compensación de emisiones por Créditos de Carbono

La medida estrella del Protocolo de Kioto tiene varios adversarios que argumentan que la medida no ha hecho más que fomentar la producción de gases destructores de la capa de ozono, por su falta de meticulosidad metodológica.

Se presentó como un sistema innovador y necesario para combatir realmente el calentamiento global. Pero hoy está siendo duramente criticado por diversos organismos que observan que la medida no ha hecho más que fomentar la producción de gases destructores de la capa de ozono, al permitir el financiamiento de plantas de carbón en China e India.

El Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) es un acuerdo suscrito en el Protocolo de Kioto que permite a los países industrializados, y a las empresas, con exceso de emisiones compensarlas en tecnología limpia, lo que además es una palanca para mover a los países en desarrollo en la negociación del clima.

No todos están conformes con este sistema de compensación de gases a gran escala, por lo que en Durban, un grupo de ONG, incluidas WWF o Transparencia Internacional, han manifestado su oposición exigendo cambios considerables para evitar abusos.

Eva Filzmoser, responsable de la ONG CDM Watch, es una de las más grande opositoras de la medida quien ha manifestado en reiteradas ocasiones que se “necesita un cambio radical de metodología”.

Filzmoser explica que el comité ejecutivo del MDL prohibió la consideración de plantas de carbón como de desarrollo limpio, por lo que proyectos para obtener más créditos y poder reemplazar las viejas centrales por plantas más eficientes han aumentado cuantiosamente.

“Hay unos 45 proyectos pedidos en China e India que conseguirían unos 450 millones de toneladas de créditos de carbono”, precisa la encargada y agrega “”Es irónico que se financien plantas de carbón dentro de un mecanismo de Kioto”.

Obviamente la defensa no se ha hecho esperar y el presidente del comité ejecutivo del MDL, Martin Hession, declaró al respecto que si bien la ONG exigió una revisión de todo el mecanismo, considera que la crítica mayor no es justificable. “Si una planta reduce las emisiones un cierto porcentaje respecto a lo existente la tenemos que aprobar. Aunque personalmente no nos guste el carbón, no podemos elegir”, agregó.

El segundo tema que compete la crítica a este sistema son las grandes presas que se construyen en territorios indígenas, mediante la ocupación de tierras para inundarlas, ya que la energía hidráulica no genera CO2.

Hession, segura que si se logra acreditar mejoras, el MDL está obligado a dar los créditos y en cuanto a los abusos en territorios indígenas, sólo pueden pedir que se escuchen a las comunidades locales. “A veces parece que atacan todo, porque hay gente que odia los mercados. Me frustra que no reconozcan el progreso cuando ocurre”, declara.

Fuente: “Desarrollo limpio a base de carbón” (El País)