Vea como tratan en McDonald’s a los pollitos antes de meterlos en las hamburguesas

Un polémico video fue subido a Internet, en el cual se muestra una inconcebible brutalidad animal, para las aves que mantiene McDonald’s para el consumo de sus centros de comida rápida.

Un polémico video fue subido a Internet, en el cual se muestra una inconcebible brutalidad animal, para las aves que mantiene McDonald’s para el consumo de sus centros de comida rápida.

Si bien los pollos que mantienen las cadenas de restoranes están destinados a morir, esto no significa que no le den una vida digna  a los animales. Muy por el contrario de eso el video muestra un trato aberrante a los pollitos y gallinas que ahí aparecen.

Las imágenes fueron captadas por un empleado encubierto en las instalaciones de Sparboe en Iowa, Minesota y Colorado.

Cabe señalar que las fuertes imágenes muestran las jaulas sucias y muy pequeñas para los animales; también se muestra como los trabajadores torturan a los pollos quemándoles el pico, lanzándolos, jugando cruelmente con ellos y hasta los meten vivos en las bolsas de aves muertas y podridas.


El sentido común  y hasta las leyes agrícolas establecen que los animales deben al menos tener la libertad de caminar, pero Mcdonald’s priva  a las gallinas de hasta  el más elemental derecho.

Después de ver el video secreto, la doctora Sara Shields, investigadora, especialista en aves de corral y consultora en materia de bienestar animal, condenó la  jaula de las gallinas ponedoras “Las operaciones de jaulas en batería son inherentemente crueles. El ambiente  no ofrece ninguna esperanza para una calidad de vida aceptable, y el confinamiento de tales condiciones de hacinamiento sería impensable para cualquier especie de granja. A nivel mundial, existe un creciente reconocimiento de que las jaulas de batería no son una vivienda adecuada para ningún animal”.

De hecho, las jaulas estériles de la batería son tan crueles que en toda la Unión Europea y los estados de California y Michigan han prohibido su uso. Además, los principales minoristas de alimentos, tales como Whole Foods, Hellmann Wolfgang Puck y metro, y cientos de colegios y universidades se niegan a usar o vender huevos de gallinas sometidas a los abusos inherentes de las jaulas en batería.

Lamentablemente no existen leyes que intimiden realmente a las transnacionales de la comida a suspender su prácticas crueles. Sin embargo muchas empresas que trabajan con carne se están sujetando a que las leyes de abuso animal no prosperen. Mcdonald’s y la cantidad de recursos que genera perfectamente tiene el capital suficiente como para darle a los pollos de los que usufructúa, una vida corta pero de mayor calidad.

Fuente: Mcdonal’s Cruelty