¿Qué está pasando en la Cumbre por el Cambio Climático en Durban? (COP17)

Los países se encuentran claramente divididos y son muy pocos los realmente interesados en lograr nuevos acuerdos.

LA COP17 está resultando menos satisfactoria de lo esperado. Comenzó la asamblea con el anuncio de que Canadá decide retirarse del Protocolo de Kyoto que, a pesar de que vence el próximo año, buscaba ser renovado ahora con un mayor compromiso por parte de los países que acordaron ser parte de esta iniciativa ambiental.

Desafortunadamente, la cumbre se realiza en un momento terrible para la economía de los países europeos quienes tienen como prioridad combatir el fenómeno económico antes que el ambiental. Aún así existen esperanzas de que se pueda llegar a un nuevo acuerdo o dar por terminado el Protocolo de Kyoto, quienes algunos consideran fallido.

Estados Unidos y Japón son los principales opositores de este protocolo y no es una sorpresa, pues lo planteado en él para reducir las emisiones de carbono impacta directamente a la industria de ambos países.

Por otro lado, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) acusa a estos opositores de querer sofocar el protocolo por estas mismas razones, sosteniendo que las grandes potencias no se sienten cómodas con las regulaciones y medidas propuestas. Sin embargo, a estas alturas, el involucramiento y propuestas de los países en desarrollo ha sido mucho mayor que aquellos desarrollados y aunque las grandes potencias se rehúsen a cooperar aún hay mucho por hacerse.

Los países asiáticos exigen que Estados Unidos se una al compromiso y ayude a combatir las consecuencias del cambio climático con transferencia de tecnología y recursos. Alegan que debe asumir la responsabilidad y reto de todos los daños ambientales que ha causado a lo largo de la historia. Irónico, ya que China y la India son actualmente los principales emisores de carbono y mantienen tazas de contaminación muy elevadas, y aunque ya se esté trabajando activamente por reducir la contaminación, según dicen los representantes de estos países, es primordial que Estados Unidos se una y adopte urgentemente las regulaciones ambientales propuestas.

Japón anunció que se retirará del plan si no se logra llegar a un acuerdo justo y efectivo que obligue a los países emergentes a participar en lo que sería la segunda parte del Protocolo de Kyoto.

Ciudadanos de todo el mundo le exigen a Estados Unidos que ceda y se una a la lucha por el cambio climático ya que, hasta la fecha, su único compromiso es el de entregar un reporte detallado de reducción de emisiones pero se rehusa a ser parte de cualquier plan vinculante. El problema es que si Estados Unidos no firma entonces Japón, Rusia y Canadá optarán por actuar de la misma manera.

Nuevamente las negociaciones dependen de un país que no está dispuesto a tomar cartas en el asunto y otros de casi igual magnitud quieren seguir su ejemplo, dejando a los países en desarrollo toda la responsabilidad de combatir algo por lo que todos somos responsables: el cambio climático y contaminación.

Fuente: Los acuerdos no llegan a la cumbre de Durban (CNN Planeta)