España: Poca voluntad política para mejorar la mala calidad del aire por los automóviles

Según un informe de Ecologistas en Acción, en España el 74% de la población está expuestos a niveles que superan el máximo recomendado por la OMS de partículas PM-10 (polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento o polen).

Se cree que los problemas de calidad el aire que afectan al primer mundo no son provocados por sus malas políticas contra los automóviles, pero lo cierto es que los problemas de contaminación por tráfico son tan graves como en el tercer mundo.

El  2010 varios territorios en las grandes urbes de España superaron  los niveles permitidos de CO2.

Según un informe de Ecologistas en Acción, en España hay 34,6 millones de personas (74% de la población) que están expuestos a niveles que superan el máximo recomendado por la OMS de partículas PM-10 (polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento o polen). Respecto al dióxido de nitrógeno, son el 10% quienes respiran niveles superiores a lo permitido. En el caso del dióxido de azufre el porcentaje es del 5%. Respecto al ozono, un 27% está expuesto a niveles superiores a los legales, a los que hay que sumar otro 17% por encima de lo aconsejado, lo que hace un total de 20,8 millones de personas. Las ciudades con más partículas PM-10 son Zaragoza, Sevilla, Granada, Torrejón de Ardoz, Albacete, Jaén, Cádiz y Málaga, con 32.

Ya en 1989 el gobierno español propuso un Ayuntamiento en Madrid, el cual pretendía cerrar el tráfico en ciertas zonas  contaminadas de la ciudad. El resultado fue paupérrimo , ya que las autoridades no han sido capaces de poner en marcha el plan de forma correcta y los coches cada días invaden más y las ciudades son cada vez más contaminadas.

Al parecer, aunque las autoridades saben que el tubo de escape es el principal contaminante en las grandes urbes, no hacen nada para detener la situación. Y es que existe un miedo contagioso a luchar contra la industria del automóvil.

El Ministerio del Medio ambiente propone una renovación de flotas de vehículos, creación de aparcamientos disuasorios, aumento en la frecuencia del transporte público, abaratamiento de sus títulos, creación de carriles bici, etc.

Las criticas al plan del Ministerio del Medio Ambiente español, no son pocas, las mismas entidades preocupadas del aire concuerdan en que el ministerio solo se va en las buenas intenciones pero los resultados no se ven. “Es ideal. Es muy bonito y muy bueno, pero cuesta dinero y hay que ver quién lo financia”, resume el director general de Calidad Ambiental de la Comunidad Valenciana, Vicente Tejedo, respecto al plan ecológico del Ministerio del Medio Ambiente.

Claramente es la voluntad política la que está fallando a la hora de generar una solución óptima al problema ambiental por tubos de escape.

José María Baldasano, catedrático de Ingeniería Ambiental de la Universidad Politécnica de Barcelona, asegura que “Falta decisión con los coches. Hay una prevención excesiva por parte de las comunidades y municipios de abordar el tema del tráfico y ahí hay un problema serio. Es verdad que hubo un momento que se necesitaba el coche como motor de dinamización, pero el péndulo ha pasado al lado opuesto y ahora las ciudades están saturadas”.

Aunque existen políticas para mejorar la calidad del aire, estas no tienen plazos ni sanciones por lo que obviamente tampoco resultados.

Una medida que podría resultar, es la creación de etiquetas parta los automóviles según cuanto contaminen y aplicarle restricción según corresponda y según en que territorio se muevan. La idea es buena, aunque no cortoplacista  y podría entregar buenos resultados en varios años, ademas de disminuir el molesto tráfico vehicular.

Barcelona, una de las ciudades más contaminadas, señala a través de un porta voz que trabajan “en nuevas medidas para adaptarse a la normativa recién aprobada”. “En Zaragoza llevamos tiempo trabajando en esto y lo seguiremos haciendo”, estos “trabajos” no son muy prometedores ya que otras fuentes señalan que no restringirían el tráfico de automóviles. si no que aumentar las zonas verdes, fomentar el uso de la bicicleta, etc.

En tanto el Ministerio del M.A  esta  apunto de lanzar la puesta en marcha de los boletines de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet): “Se difundirán las predicciones de calidad del aire a 24 horas a través de la página web, generando boletines diarios accesibles para todo el mundo a partir del 1 diciembre. Otro ámbito avanzado permite relacionar la información sanitaria y de calidad del aire en el Sistema de Vigilancia y Prevención de la Contaminación Atmosférica conjuntamente con el Ministerio de Sanidad y Política Social e Igualdad. Con ello dispondremos en tiempo real de los datos epidemiológicos del recientemente aprobado Sistema de Información en Salud Pública”.

Para los expertos en ecología todos los pequeños avances son rescatables, pero no son suficientes. “El panorama es desolador. No hay ninguna voluntad real”, afirma Paco Segura, de Ecologistas en Acción.

Por otro lado, llama la atención que el gobierno fomente la adquisición de vehículos disel, que si bien son más económicos, contaminan mucho más ya que generan más dióxido de nitrógeno. Con estas actitudes se nota claramente que el problema del medio ambiente siempre será segundo plano ante la economía

Fuente: Las ciudades no se atreven con los coches (El País)