Argentina: dos eco emprendedores reconocidos en Europa

40 jóvenes provenientes de países emergentes fueron seleccionados para viajar a Europa a debatir sobre sus proyectos y sobre el estado actual de las iniciativas verdes en general. Dentro de ese grupo, dos jóvenes argentinos fueron seleccionados por sus proyectos ecoamigables.

En una iniciativa organizada por Bayer, 40 jóvenes provenientes de países emergentes de América, África y Asia fueron seleccionados para viajar a Europa a debatir sobre sus proyectos y sobre el estado actual de las iniciativas verdes en general. Dentro de ese grupo, dos jóvenes argentinos fueron seleccionados por sus proyectos ecoamigables. Se trata de  Rodrigo Castro Volpe y Gabriel Weitz.

Gabriel Weitz, empezó junto a varios amigos, hace dos años, a diseñar y construir soluciones tecnológicas sustentables para Rosario, Provincia de Santa Fé. Uno de sus proyectos fue un calentador solar de agua hecho con botellas plásticas, y su primera aplicación fue un club deportivo muy pobre en donde no tenían agua caliente para que los deportistas se ducharan al final de su práctica. Con el tiempo, gracias al boca a boca, los llamaron de colegios del sector para que fuesen a explicar cómo habían hecho el calentador de agua, con lo cual el proyecto fue transformándose ya no sólo al diseño de soluciones tecnológicas sino a la educación, enseñando a los chicos a construir sus propios calentadores.

Empezamos a llevarlos a colegios para que los armaran directamente los alumnos, ya que es sencillo y además de las botellas no se necesitan muchos materiales más. Y al margen de que los chicos con su propio trabajo pueden comenzar a cambiar la realidad de la escuela o el comedor que no tenía agua caliente, se dan cuenta por ejemplo que la basura puede ser reutilizada en energía solar. Y muchos hacen un click

Rodrigo Castro, por su parte, es el fundador de Donde Reciclo, un sitio que partió para resolver las dudas de un grupo de amigos que se daban el trabajo de separar la basura en grupos, pero luego no sabían dónde era el mejor lugar -o el más cercano- para llevar los montones. Empezaron subiendo a la web un mapa con los centros de reciclaje que ellos conocían y luego fueron recibiendo más y más visitas y tips de gente interesada hasta convertirse en un proyecto de alcance nacional que lista más de 2000 puntos de reciclaje.

[vimeo]http://vimeo.com/22691856[/vimeo]

Nos sacamos el sombrero ante emprendedores como Rodrigo y Gabriel, esperando que no sólo perduren en su esfuerzo sino que contagien el ecoemprendimiento a toda su generación.

Link: Reconocimiento a dos proyectos argentinos (Clarín)