Campaña para impedir extinción de indígenas colombianos

Antes de que la civilización los destruya por completo

nukak01550x365.jpg

En rigor, pueblos como los nukak-makus, los guayaberos, los hitnus y los sicuanis no son colombianos, porque estaban ahí mucho antes de que existieran Colombia o América como hoy las conocemos. Sin embargo, habitan entre las cuencas de los rios Guaviere e Inírida, en medio de la selva colombiana y cerca de la frontera con Brasil. Por esto, reciben directa e indirectamente todas las consecuencias de los problemas que hoy en día Colombia enfenta tanto en lo referente a la guerrilla como a los carteles de la droga.

Se trata de indígenas nómades que se trasladan constantemente por la selva viviendo de la caza, la recolección y la pesca. Pasan muy pocos días en cada lugar y casi no cargan pertenencias. Viven en pequeños grupos de entre 9 y 30 individuos, y han mantenido esa estructura durante siglos prácticamente sin variación. Eso, hasta que en 1988 tomaron contacto con la civilización.

En 1993 el gobierno colombiano creó una reserva para preservar la existencia de estos pueblos, pero el decreto de la administración central tiene poco o ningún peso en la selva, en donde las etnias makús deben vivir huyendo de las FARC de extrema izquierda, los paramilitares de extrema derecha y el mismo ejército colombiano, que han hecho del lugar su campo de batallas. Algunos indígenas han emigrado a la periferia de las ciudades buscando protección, pero viven en condiciones más que miserables. Muchos mueren por enfermedades comunes para las cuales su organismo no tiene anticuerpos, y otros se terminan suicidando por no soportar la vida trasplantada al sistema occidental. Los que permanecen en la selva se exponen al reclutamiento forzado, a morir atrapados entre dos fuegos o al riesgo permanente de las minas antipersonales.

La ONIC (Organización Nacional Indígena de Colombia) ha lanzado una campaña buscando sensibilizar a la población y exigir al gobierno colombiano que asegure los terrenos calificados como reserva hace casi 20 años, si es necesario pactando con los grupos armados de la zona para que de común acuerdo se deje de vulnerar el suelo ancestral de los makus y se respeten sus fronteras. Si quieres ayudar, difunde esta información y escribe al gobierno colombiano sumándote a la petición.

Link: Mipresente.org