Las nuevas leyes chinas para proteger al oso panda

osopolar550x380.jpg

(cc) atlassb

Entre los cientos de animales en peligro de extinción que existen en nuestro planeta, hay mucho que, además, son símbolos nacionales. El oso panda es uno de esos, por lo que el gobierno chino ha decidido aumentar la protección que reciben estos animales, de los que quedan menos de 2mil ejemplares vivos, 210 de ellos cautivos en zoológicos y centros de conservación.

Las nuevas leyes tienen que ver con el trato a los animales, y una de las normas que más ha hecho ruido internacionalmente, es la de que sólo podrán ser exhibidos aquellos osos panda crecidos en cautiverio. Es decir que cualquier captura de los 1600 que quedan en libertad, cosa que ya es ilegal pero que sucede con fines de conservación, no podrá ser visto por el público en ningún zoológico chino.

Otra de las normativas es que los osos deberán ser sometidos a exigentes y periódicos exámenes físicos, hechos por cuidadores que deberán portar una licencia especial que confirme su experiencia con los panda. Tampoco podrán ser exhibidos animales de menos de 1 año o mayores de 25, edad a la que ya son ancianos.

El gran problema del oso panda es que, al ver su hábitat devastado por el hombre, se confinó sólo en espacios muy apartados de los bosques montañosos chinos, y al haber tan pocos ejemplares, empezaron a cruzarse osos de la misma familia (endogamia), lo que ha mermado terriblemente su capacidad reproductiva.

Proteger a las especies que el mismo ser humano ha puesto en peligro de extinción es importantísimo, por lo que las nuevas medidas de los chinos han sido recibidas con alegría por las organizaciones animalistas y conservacionistas.