Chile: Cenizas del Cordón Caulle siguen generando estragos

caulle550x365.jpg

Agencia Uno

No sólo algunos viajes al sur de Chile se han cancelado, sino que también medio millón de ovejas han muerto al otro lado de la cordillera. En la provincia de Chebut, al sur de Argentina, más de 500 mil ovejas han muerto a raíz de de las cenizas volcánicas del complejo volcánico Cordón Caulle.

Haroldo Lebed, secretario de Emergencia y Desastre Agropecuario del ministerio de Agricultura y Ganadería, señaló a una radio bonaerense que
“hay unas 300.000 cabezas de ganado que están en un grado importante de riesgo. Los animales comen pasto con cenizas, se les rompen los dientes y se intoxican”. Se estima que al menos 3.000 productores se han visto directamente afectados por la situación.

A esto hay que sumar que el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), confirmó que estaba emanando lava del complejo volcánico. En un comunicado la entidad manifestó: “La actividad sísmica continuó relacionada con una dinámica de conducto abierto, asociada con la salida de gases y el ascenso del cuerpo magmático. Aunque no se realizaron nuevas observaciones aéreas, se infiere que la efusión de lava continúa, con base en el registro de los pulsos de tremor de alta intensidad. Las posibilidades de un evento explosivo aún permanecen, debido a posibles obstrucciones del conducto por la lava emitida y/o cambios en la dinámica de la erupción”.

Al mal tiempo buena cara

Pese a que hay muchas personas que están sufriendo por la pérdida de ganado y producción agrícola, varias vecinos de la ciudad de Bariloche salieron organizados este lunes a las calles con una escoba para barrer las cenizas de su ciudad. La iniciativa comenzó a las 9:30 de la mañana en el Centro Cívico de la ciudad -lugar de reunión- donde se agruparon de a 20 personas -y bajo el lema “Bariloche, mi casa”- salieron a limpiar las calles.

Gracias a esta medida se logró limpiar la parte central de la ciudad hasta donde llegaron más tarde los camiones recolectores recogiendo las piedras y escombros.

Fuentes:

La Tercera

La Gran Época