VIERNES DE PELÍCULA: El síndrome de China

Corría el año 1979 y ya muchas personas alrededor del mundo se oponían tajantemente a la energía nuclear. El término “Síndrome de China” fue propuesto por el físico nuclear estadounidense Ralph Lapp, quien supuso que en una eventual fusión extrema del núcleo de un reactor, el material radioactivo podría atravesar las barreras de hormigón que lo contiene, y fluir libremente fuera de la central, cayendo al subsuelo y pudiendo llegar tal vez incluso hasta China.

En el ’79 se estrenó una película con este nombre, El Síndrome de China, en la que se narra la historia de un accidente nuclear, y de las indecibles actividades en las que incurrió la empresa y el gobierno por encubrir el desastre. Lo interesante es que este tipo de problemas se mantienen intactos hasta hoy en día, cuando a las semanas del desastre en la planta de Fukushima, se reveló que TEPCO, la empresa a cargo de los reactores, había falsificado y mentido en un sinnúmero de informes acerca de la seguridad, entregados a fiscalizadores estatales.

Nominada a varios premios Oscar y a la Palma de Oro, la película fue todo un éxito ya que sólo 12 días después de su estreno ocurrió el accidente de Three Mile Island, el accidente nuclear más grave de la historia atómica de Estados Unidos.