Cristián Warnken, un nuevo actor en la defensa de la Patagonia

cristian484x550.jpg

La aprobación de HidroAysén ha generado que muchos líderes de opinión -sobre temas de distinta índole- hayan salido a manifestar su opinión de rechazo o aprobación sobre el proyecto. Como hemos dicho anteriormente, pocas personas han quedado indiferente frente a esta situación. Es así como hemos visto, por ejemplo, al senador Horvath ser uno de los principales detractores de las represas en Aysén. Así mismo, la actriz Leonor Varela, también se ha transformado en una entusiasta opositora de la intervención de la Patagonia. Pero otro que rompió su silencio fue el reconocido escritor chileno Crisitán Warnken, quien acaba de escribir una excelente columna sobre este tema en el diario El Mercurio.

“No puedo creer que la única alternativa a una inminente crisis energética en Chile sea convertir a la Patagonia en una “guitarra eléctrica”-como lo ha expresado de manera tan gráfica un lúcido y valiente senador Horvath-. El “Yo o el caos” ha sido reemplazado por “Nosotros o el apagón”.

Así parte la columna y continúa analizando la campaña del terror que se hizo por parte de HidroAysén. “No se puede pensar bien desde el miedo”, dice.

“Si hemos llegado a este escenario fatalista es por una falta de visión y previsión inexcusables, por una flojera intelectual nacional. Tal vez el precio del cobre de las últimas décadas, el flotar sobre plata fácil, nos ha dormido en nuestros laureles. Súmese a eso una clase política que ha privilegiado sus agendas de corto plazo en vez de focalizarse en los temas estratégicos que de verdad importan. Sólo se escuchan ideas hechas y fatalismos en el debate. Falta estudio, investigación, entrar a fondo, de verdad en los temas, y no cuando el terremoto o el apagón o el incendio inminente hacen imposible ver y elegir con calma por dónde arrancar. Nuestra clase dirigente le ha fallado al país al llevarlo a esta pobre disyuntiva en materia energética”.

Y sigue: “Veo, además, una tendencia a resolver los problemas con megaproyectos desmesurados, una lógica titánica, algo fáustica. Ahí está el Transantiago: qué despropósito, qué monstruoso y mesiánico error. Y ya estábamos con las lapiceras listas para firmar acuerdos para la energía nuclear, cuando una catástrofe en otro país nos salvó de una decisión estratégica por lo menos discutible. Ahora es la geografía de nuestro país, que, mucho más que un mero capital turístico, es nuestra propia alma, la que puede ser irreversiblemente afectada”.

Poco a poco, nuevos actores se están sumando en la lucha por la defensa de la Patagonia y de los recursos naturales que son de todos nosotros los chilenos. Enhorabuena que así sea. Y que se sigan sumando. Y esperamos que todos ellos juntos protesten también este 21 de mayo en una marcha que se espera sea a nivel nacional.

Pueden leer la columna completa en el siguiente link: ¡Qué falta de energía! (El Mercurio)