HidroAysén: La hora final

hidro2550x412.jpg

(cc) nrdc_media

Pocas veces se había generado tanta expectación sobre un proyecto energético en el país. Si bien Barrancones tuvo al país paralizado por un día (o un par),  HidroAysén ha obligado a que todo el mundo tomen partido. No sólo ha sido tema recurrente durante semanas en la prensa de todos los días, sino de debates en reuniones y conversaciones cotidianas de los chilenos. Sin ir más lejos, hoy venía camino al trabajo y vi un auto con la calcomanía de “Patagonia sin represas” y como ese auto he visto miles. La propaganda, tanto de HidroAysén como de Patagonia, ha sido fuerte y resistida por los dos lados y ambas han sido catalogadas de “campaña del terror”.

Hoy a las 15:00 horas se llevará a cabo la votación del proyecto, que dicho sea de paso, vale la pena aclarar que el proyecto está dividido en dos partes -según algunos entendidos, para minimizar el impacto ambiental que significaría evaluar el proyecto entero-: Las cinco represas y por otro lado el tendido eléctrico submarino de 2.700 kilómetros.

Ayer, escuchaba en el programa “Tolerancia Cero” cómo debatían los panelistas. Uno de los argumentos que más me quedó uno que señaló Matías del Río, refiriéndose a que el valor (no en términos monetarios, sino algo más trascendente) que puede llegar a tener una Patagonia lo más virgen y poco intervenida posible en 30 años puede ser realmente importante. Y el problema de aprobar este proyecto es lo irreversible que será. Después de su aprobación no hay marcha atrás, y tal vez en 100 años, cuando realmente necesitemos recursos de esos ríos, nuestros tataranietos se preguntarán en qué estábamos pensando cuando decidimos aprobar este proyecto. El dicho “pan para hoy, hambre para mañana” es muy cierto. Y es exactamente lo que puede pasarnos si se aprueba HidroAysén.

Espero, por el bien de nuestros Parques Nacionales, reservas nacionales, sitios prioritarios de conservación, humedales y áreas protegidas privadas que se verán intervenidas directamente de ser aprobado el proyecto, que el presidente de Chile, Sebastián Piñera, lea la carta abierta que escribió el ex candidato a la presidencia y ecologista Manfred Max-Neef.