Juan Fernández: El paraíso del trekking

Si te gusta este tipo de paseos, tienes que conocer este lugar.

lafoto2550x410-1.jpg

Mirador de Selkirk

¿Eres de esas personas que se levanta cada sábado en la mañana y parte a subir un cerro en la ciudad que estás?, ¿Te gusta el hecho de embarrarte y caminar por horas con tal de llegar al mirador más privilegiado de la zona en la que andas de vacaciones? Entonces tienes que venir a Juan Fernández porque lo que más tiene son rutas para trekking y distintos miradores desde observar esta gran isla.

Cuando el clima lo permite (a veces llueve mucho o el viento simplemente no te deja), lo primero que hay que hacer en la isla es ir por una caminata. Las hay de todos los tipos: Fáciles, término medio y con bastante grado de dificultad. También de todas las horas: dos, tres y hasta cinco horas. Todo depende de qué andas buscando y en qué tan buen estado físico estás.

En mi estadía pude hacer tres: El primero fue el sendero de “Sal si puedes” un paseo de unos cuatro kilómetros ida y vuelta ideal para empezar a calentar motores para futuros paseos más agotadores durante la estadía. Si bien tiene una pendiente empinada, es bastante realizables por cualquiera que le guste una buena caminata, ya que hay partes donde uno se puede detener y descansar si es necesario. El paseo entero dura alrededor de tres horas y la vista que se tiene desde el mirador es la que ilustra esta nota (que para ser el primer paseo uno queda bastante impresionado).

salisipuedes550x412.jpg

Sal si puedes

El segundo que hicimos (inmediatamente a continuación de ese) fue el de la plazoleta del Yunque, que es un trekking bastante sencillo, sin mucha dificultad ni pendiente y conduce hasta una plaza que queda al principio de otro cerro pero que lleva a un bosque endémico con vegetación única en el mundo que realmente vale la pena. El paseo dura alrededor de dos horas ida y vuelta.

paseo550x412.jpg

Plazoleta del Yunque

Y el tercero y en el que todos coinciden que es el más bonito de la isla es el mirador de Selkirk. Es un paseo que puede hacerse de distintas formas: Puedes hacer la ruta larga y hacer el trekking de 18 kilómetros (de ida) y que por lo general lo que se hace es que uno se va en bote hasta el otro extremo de la isla y de ahí uno se vuelve caminando. Demora alrededor de ocho horas, ya que el sólo paseo en bote tarda unas dos horas y media. Pero también hay una forma más directa de ir sólo al mirador que demora alrededor de tres horas y media.

Pero lo que también puede hacerse es ir sólo hasta el mirador -que fue lo que hice yo por temas de tiempo- y que dura alrededor de tres horas, pero que tiene una subida bastante dura. Eso sí, la recompensa que uno tiene una vez que llega arriba, bien vale la pena.

Como esos paseos, también hay muchos más, lo único que se necesita para hacerlos es tiempo, un buen par de bototos y un cortavientos. El resto, lo pone Juan Fernández.