El “Fondo Verde” que luchará contra el cambio climático

fondoverde550x326.jpg

(cc) Ana_Cotta

Cuando Al Gore difundió su documental Una Verdad Incómoda, el calentamiento global era para muchos todavía una  simple teoría, sin pruebas suficientes ni datos certeros, pero de esos tiempos a esta parte, el cambio climático se ha vuelto una realidad y las organizaciones internacionales llevan años buscando la forma de mitigar sus consecuencias y frenar su avance.

Después de la ya famosa Cumbre de Cancún en noviembre-diciembre del año pasado, un grupo de países creó un “instrumento” que se está perfilando como el “más poderoso con el que ha contado la humanidad” para llevar recursos a las más diversas acciones para reducir los efectos del cambio climático: el Fondo Verde.

Con representantes de más de 40 países, el fondo celebró el jueves y viernes pasado su primera sesión en Ciudad de México, donde fue elegida la directiva del Comité de Transición del Fondo Verde Climático. Este comité espera llevar a la XVII Conferencia sobre Cambio Climático (la llamada “cumbre de Cancún” fue la XVI) una propuesta clara y concreta para la operación y el funcionamiento del Fondo Verde.

Los países más industrializados del planeta se comprometieron el año pasado a entregar hasta 100mil millones de dólares, a partir del 2020, para financiar proyectos que controlen los efectos del calentamiento global, especialmente en los países que se verán más afectados (como Bangladesh o las Islas Maldivas), y el Fondo Verde se hará cargo de la administración y distribución de estos recursos.

Al mismo tiempo, la organización Transparencia Internacional presentó un estudio donde aseguran que la corrupción podría dificultar enormemente la lucha contra el cambio climático. Según afirma la publicación, entre los 20 países más afectados por los efectos, ninguno alcanza más de 3.6 puntos en el Índice de Corrupción, donde cero es extremadamente corrupto, y 10 es lo ideal.

Transparencia Internacional aseguró que los recursos para frenar los efectos serán más altos de lo que nunca se ha visto. Por ejemplo, de aquí al 2020, serán necesarios más de 700mil millones de dólares en inversiones. El texto asegura que mientras más dinero hay en juego, más posibilidades de corrupción existen, y hacen un llamado a los gobiernos a tomar medidas desde ya para reducir el riesgo de corrupción futuro.