A un mes del terremoto en Japón, nueva réplica de 7,1 remece a la población

Se descartó un posible tsunami pese al fuerte sismo.

japon2550x366.jpg

(cc) Kordian

Precisamente hoy se cumple un mes desde que uno de los mayores terremotos de los que se tiene recuerdo azotará las costas de Japón con un posterior tsunami que hasta la fecha lleva más de 13 mil víctimas fatales y 14 mil personas desaparecidas. Además, dicha situación generó una crisis nuclear de proporciones, luego de que el fuerte remezón cortara la electricidad de la central nuclear de Fukushima provocando fugas de material radiactivo y explosiones en las inmediaciones de la planta, suscitando el pánico no sólo en los japoneses sino también en la población mundial que veía en Japón un potencial desastre nuclear de la magnitud de Chernóbil.

La semana pasada ya se había producido una réplica de 7,4 grados en la escala de Richter encendiendo incluso las alarmas de tusnami que fueron anuladas minutos después. Y hoy, tan sólo días después y a un mes desde que se produjera el terremoto, se vuelve a registrar un sismo de 7,1 grados, que vuelve a alarmar a la población.

Frente a esto, el vocero de gobierno Yukio Edano, señaló que ampliarían la zona evacuación a 40 kilómetros de la central de Fukushima I, debido a los persistentes problemas que ha presentado la central: Los contenedores de los reactores 1,2,3 y 4 está destruidos, los sistemas de refrigeración no funcionan, algunas barras se han fundido núcleos, los intentos por enfriar los reactores generaron toneladas de agua radiactiva que finalmente fue a parar al mar y debido a las altas concentraciones de hidrógeno se temen nuevas explosiones.

A esto, hay que sumarle las más de 150 mil habitantes que perdieron sus hogares y han debido acudir a los más de 2.300 refugios que se han instalado para hacer frente a la complicada situación que vive el país oriental. Por si fuera poco, 270 mil hogares aún no tienen luz y se estiman que el costo de la reconstrucción puede llegar a los 300 mil millones de dólares.

Link: Un mes de la catástrofe y todo sigue igual (El País)