Nueva Zelanda bajará sus emisiones de carbono un 50%… en cuarenta años

Aunque cuentan con una matriz energética bastante sostenible, demorar 40 años para reducir la emisión de CO2 parece ser demasiado.

nuevazelanda550x305.jpg

(cc) Kenno_mcdonnell

Como en todo el mundo los gobiernos se están poniendo las pilas para reducir sus índices de emisión de gases contaminantes, y para tener energías más limpias, las autoridades neozelandesas decidieron que el archipiélago reducirá a la mitad sus índices de emisión de carbono respecto a los número de 1990, en un período de 4 décadas.

Se demorarán 40 años en bajar los índices a la mitad, lo que según muchos ambientalistas es un paso muy, pero muy lento, que no logrará para nada reducir los efectos del cambio climático en el planeta.

Para que esto pasara, aseguran los expertos, los niveles de emisión debieron haberse reducido en un 80% en relación a los niveles de 1990, hoy. Si los neozelandeses se demorarán tanto, es porque, según afirmó su ministro del Medio Ambiente, Mick Smith, las metas a largo plazo les permiten planificar políticas eficientes e inversiones ad-hok.

Lo destacable aquí son dos cosas: por un lado es bueno que los países inauguran políticas para dejar de contaminar el planeta, eso se agradece y se fomenta. Pero por otro lado no tenemos que dejarnos engañar por promesas políticas que no apuntan a una verdadera reducción de la contaminación.

En la Unión Europea, todos los países se comprometieron a reducir sus emisiones de carbono en un 20% para 2020, con las ganas de aumentar ese objetivo al 30% si los socios internacionales se unían al desafío. Países como Escocia pretenden tener un 100% de energías renovables para 2025 y la eólica es la energía más usada en España. Así que se agradece el esfuerzo de Nueva Zelanda, pero podría haber sido un poco más, ¿no?