Australiano mutilado por un tiburón se transforma en su defensor

Paul de Gelder era un buzo militar australiano hasta que fue atacado por un tiburón durante un ejercicio subacuático de contraterrorismo. El tiburón le arrancó una mano y una pierna, pero Paul sobrevivió.

Luego de meses de terapia física y una vez recuperado, volvió al mar, se vistió de buzo y surfeó, pero ahora con otro objetivo.

En lo que él mismo llama un acto de humildad, aceptó la oferta que le hizo la organización PEW y asumió como vocero de la campaña en defensa de los tiburones. No quiere, asegura, tener que explicarle a sus hijos y nietos qué les pasó a los tiburones, ni quiere que los conozcan sólo en museos. Ni quiere que se siga practicando el finning, esa brutal práctica en la que le cortan las aletas al escualo para lanzarlo de vuelta al agua, dejándolo morir inmóvil en el fondo marino.

Link: De víctima a defensor de los tiburones (CityTV)