Incendios obligan a suspender competencias tradicionales en Isla de Pascua

rapanui550x366.jpg

(cc) Rapa de mi Corazón

Ya había ocurrido un incendio en Rapa Nui este año. Fue sobre el  sector arqueológico de Puna Pau, dentro del Parque Nacional Isla de Pascua, consumiendo 65 hectáreas de una milenaria cantera utilizada para construir los Pukao, o coronas que se le ponen a los moais. En sólo cinco horas, este incendio destruyó un trabajo que le tomó más de cinco años a la Conaf, que había construido senderos y controlado la erosión, además de promover el sector para el turismo a través de campañas y afiches.

Pero esta vez el incendio fue en un cerro de especial importancia para los habitantes de la isla, el Maunga Pu’i. Este cerro es el único con la pendiente lo suficientemente inclinada como para hacer el Haka Pei, la carrera sobre troncos de plátano donde los participantes tienen que montarse en la madera y deslizarse cerro abajo a toda velocidad.

El cerro se quemó, igual que la vez anterior, en sólo cinco horas, y se decidió suspender la prueba pues los participantes, si tenían algún accidente, caían sobre el follaje, pero ahora caerían sobre las piedras y nadie quiere lamentar un accidente.

La competencia se enmarca en el Tapati, la fiesta típica de Rapa Nui donde las diversas familias de la isla compiten por coronar a una reina a través de competencias de baile, velocidad, habilidad, fuerza y destreza. El Haka Pei es una de las pruebas más importantes de la celebración.

Desde octubre de 2010 a la fecha en la isla ha habido 23 incendios forestales, varios de los cuales han destruidos sitios de alto valor arqueológico y patrimonial, sumando ya unas 1.100 hectáreas incineradas. En medio de la sequía más cruda en 10 años, la Conaf, la municipalidad y carabineros reforzarán la prevención y vigilancia de los incendios, especialmente durante el Tapati, que lleva a miles de turistas todos los años.