Inundaciones en Brasil han sido más desastrosas que el terremoto ocurrido en Chile en 2010

inundacic3b3nrio.jpg

(cc) Rudel M. Alvarez

Ya habíamos comentado en Veoverde de las inundaciones en el Estado de Río de Janeiro. Recordemos que la ciudad de Río de Janeiro no se vio tan fuertemente afectada por las inundaciones como Nova Friburgo, Teresópolis y Petrópolis, asentamientos cuyo clima tropical de montaña dista de las bondades meteorológicas de la capital estatal. El mismo cónsul de Chile en Río afirmó a El Mercurio que la ciudad se encuentra funcionando sin mayores complicaciones.

Pero en el interior, luego de las intensas lluvias de la semana pasada, el número de víctimas mortales entregado oficialmente por la policía subió a 676, mientras que los desaparecidos suman más de doscientas personas. Unos 13 mil fluminenses fueron desplazados por las lluvias hacia los gimnasios y escuelas públicas habilitados como refugios, de los cuales más de 6 mil perdieron totalmente sus casas.

Carlos Mezquita, director del hospital instalado en el edificio municipal de Nueva Friburgo, declaró a los medios que las inundaciones que afectaron a la región han sido más devastadoras que el terremoto del 27/2 en la zona centro-sur de Chile. Lo sabe porque trabajó en Chile durante la reconstrucción luego del terremoto y asegura que, a diferencia de lo sucedido en las costas del pacífico, en Río de Janeiro las ciudades fueron afectadas en un cien por ciento, todas las personas sufrieron.

Durante la semana pasada, siete ministros brasileños se movilizaron hacia la zona afectada para atender a los damnificados y reforzar los grupos de rescate. Se espera que Dilma Rouseff se haga presente en la región junto a dos ministros durante el día de hoy.

El estado de Río de Janeiro tiene una población parecida a la de Chile, unos 15 millones de fluminenses, y su territorio es levemente más extenso que el de Dinamarca. Sus principales fuentes de recursos son la extracción de petróleo y gas, y el turismo, que concentra a cerca de un 40% de su fuerza productiva.