Valdivia: Universidad Austral firma acuerdo con Celulosa Arauco

cisne550x366.jpg

(cc) Gustavo (lu7frb)

Todo Chile recuerda las crudas imágenes de cisnes de cuello negro, en Valdivia, sin poder levantar el cuello. Para los valdivianos, esa imagen se vio incluso en los patios de las casas, donde algunos cisnes cayeron muertos en los patios. Durante ese proceso, podemos recordar situaciones absurdas, como la del intendente de la Región de los Lagos (la de los Ríos todavía no existía) tragándose un vaso de agua del río para confirmar que el agua estaba limpia. Pero también recordamos la multitudinarias marchas que recorrían el centro y la costanera, con niños gritando “el que no salta es celulosa” y perros disfrazados de cisnes.

Los grandes aliados que la comunidad valdiviana tuvo en esa época fueron la agrupación Acción por los Cisnes y la Universidad Austral de Chile, que fue la primera en acusar directamente a Celco por la destrucción del Santuario de la Naturaleza y la masiva muerte de cisnes de cuello negro. Los datos eran decidores: sólo semanas después de la puesta en marcha de la celulosa, en el río Cruces a la altura de San José de la Mariquina, empezaron a morir los cisnes. Una de las teorías más aceptadas es que la temperatura que tomó el agua con los residuos de la empresa mató al luchecillo, principal fuente de alimentación de los cisnes.

Recién empezando el 2011, la universidad y Celulosa Arauco firmaron un acuerdo de cooperación, en el que se contemplan 4 líneas de acción: programas de investigación y docencia; difusión de actividades artísticas y culturales; proyectos de extensión dirigidos a la comunidad valdiviana y de la región; y participación estudiantil a través de prácticas profesionales, tesis de grado y seminarios.

Diversas organizaciones sociales de Valdivia se manifestaron en contra de este acuerdo. Argumentan que es lamentable que la Universidad Austral firme acuerdos con una empresa que tiene acciones legales pendientes con la justicia, informes que también están siendo revisados por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Recordemos que el conflicto ambiental se tornó social cuando los trabajadores de Celco salieron a las calles de Valdivia con sus motosierras encendidas y haciendo rugir los motores de sus camiones. Para Acción por los Cisnes, es inconcebible que una empresa que generó la mayor situación de violencia en décadas, firme un acuerdo con una universidad que forma parte de la comunidad.

El Comité Ecológico por la Protección del Medio Ambiente y los Recursos Naturales de la Región de Los Ríos (Cepromar), en un comunicado, afirmó que “nos parece que este convenio es un retroceso en las políticas y compromisos de la Universidad con relación a la protección del medio ambiente y le resta credibilidad en sus futuros estudios e investigaciones relacionados con este tema”.

En cualquier caso, firmar un convenio con una empresa que está siendo investigada por una demanda presentada por el mismísimo Consejo de Defensa del Estado, le parece una pérdida a la comunidad valdiviana. Una lamentable decisión para una universidad tradicional y en contacto con la comunidad, como pocas quedan en Chile.