¿Cuánto contamina el Dakar?

El Dakar es una prueba deportiva que le deja cuantiosos beneficios económicos al país pero que tambièn significa muchísimas emisiones de CO2 para el planeta. ¿Vale realmente la pena?

rally.jpg

(cc) PabloestebanC

Dakar, la capital de Senegal, fue un importante centro de trata de esclavos durante tres siglos. Antigua capital de la Federación Malí, cuenta con 2.5 millones de habitantes. Entre el ’79 y el ’94, a Dakar llegaba el Rally París-Dakar, que empezaba en la capital francesa.

Al cruzar el desierto africano, más de alguna vez asaltaron grupos de negros a los competidores, o éstos atropellaron a personas de tribus aborígenes con sus grandes y sonoros vehículos. El rally se dejó de hacer en territorio cercano al Islam por recomendación del gobierno francés, en pos de evitar un posible ataque terrorista. Así que se vinieron a Sudamérica.

Desde su primera versión en 2009, el Rally Dakar realizado entre Chile y Argentina ha tenido detractores, se han realizado protestas y se acusa a la competencia de contaminar el medio ambiente sin necesidad alguna.

Más que una competencia deportiva, es una exhibición automotriz, aseguran los ecologistas, una exhibición donde se quema un montón de petróleo y que puede afectar directamente, por ejemplo, al fenómeno del desierto florido, amenazando de forma directa al ecosistema.

Pero también hay quienes apoyan el rally. Para empezar, el ministerio del Medio Ambiente y la Subsecretaría de Deportes, que dieron los permisos, y la gran cantidad de público que asiste a ver a los competidores cada vez que se acercan a una ciudad.

Dicen que la cantidad de CO2 producida por el Dakar completo es de 42.800 toneladas. En cambio, la cantidad de CO2 emitida por el Mundial de Fútbol de Sudáfrica, ascendió a 2.700.000 toneladas, lo que deja al Dakar en clara ventaja. Claro, contamina ‘menos que’, pero contamina.

Por otro lado, muchos se preguntan de qué le sirve a los chilenos y argentinos que el Dakar sea acá. Los ecologistas dicen que de nada, que sólo destruye, pero los simpatizantes del rally afirman que se fomenta el turismo y la industria hotelera.

Con todo, y de forma personal, me parece que el Dakar es innecesario, que no debería llamarse Dakar si no llega a Dakar, y que esas competencia poco tienen de deportivas. Una cosa es hacer deporte y otra es manejar y mirar la pantalla de un GPS.