Agricultura urbana, ahora

huerto550x412.jpg

(cc) en el Bartolo por America

Antaño, digamos uno 100 años atrás, vivir en la ciudad y tener gallinas era de lo más normal. La gente iba a buscar los huevos al gallinero en la mañana, y de cuando vez se hacía una cazuela. Ahora lo que se quiere es hacer cultivos urbanos, agricultura citadina, plantaciones metropolitanas. ¿Se imagina usted saliendo al patio a cosechar tomates para el almuerzo, en pleno centro de Santiago o Concepción?

No es tan difícil como parece. A fines de 2010, una organización y una empresa conocedoras del tema hicieron una alianza para empezar a producir proyectos en ese sentido. La organización Cultivos Urbanos está actualmente realizando un taller de verano llamado Biohuerto, en el que enseñan cómo hacer un pequeño huerto casero, mientras que la empresa Biopacific genera tecnologías limpias para la agricultura, con el apoyo del Centro de Innovación Tecnológica de la Universidad de Chile.

Pero ¿qué beneficios tiene cultivar en la ciudad? Fácil: se reduce, por ejemplo, la contaminación de transportar la comida hasta las casas. También te asegura que el producto que comes es natural, que no está bañado en fertilizantes, se reducen considerablemente los precios y un enorme etcétera.

“El principal problema de la agricultura urbana es la disponibilidad de suelo, y esta alianza precisamente nos permite crear una vía factible y eficiente de producción alimentaria al atacar el problema desde la biotecnología y el diseño”, explica Aníbal Fuentes, miembro fundador de Cultivos Urbanos.

Fernando Kaftanski, gerente comercial y de desarrollo de Biopacific, indica que la relevancia de esta práctica radica en que “el cultivo dentro de las ciudades contribuirá al abastecimiento de alimentos limpios y a precios justos para los ciudadanos, así como a disminuir las emisiones de carbono derivadas del transporte de alimentos desde larga distancias”.

Las actividades en alianza empiezan en marzo. Puedes aprender a hacer compost ahora mismo acá.