Chile: Marcha del Parque Forestal recibe cobertura mediática

forestal1550x373.jpg

(cc) dgtx

Cerca de 100 personas llegaron ayer al frontis del Museo de Bellas Artes, entre ella, personas como la destacada fotógrafa María Gracia Subercaseux y el ex sub secretario del interior Felipe Harboe. Revisando una nota de prensa realizada por TVN lo que más me llamó la atención fue que también habían varios niños en la protesta. Uno de ellos señaló al canal estatal: “Los niños vienen a jugar acá y la gente sale con sus perros a pasear y no se quieren encontrar con cemento”.

El ex sub secretario se tornó de inmediato en uno de los voceros del movimiento de protección del Parque Forestal. Hoy, incluso, escribió un artículo en el sitio El Dínamo. Por su parte, el destacado arquitecto Christian de Groote redactó una carta al director en el diario El Mercurio, que María Gracia afirmó que representaba el sentir de todos quienes están en contra de la pavimentación del lugar.

“Señor Director:

Los parques urbanos están formados básicamente por árboles, pasto y senderos. Estos senderos deben ser de material adecuado, para permitir la infiltración del agua, el paso expedito de sus usuarios y no dañar las raíces de los árboles cercanos. El maicillo, que constituye actualmente el pavimento mayoritario del Parque Forestal, nos parece muy adecuado, ya que se adapta a la sinuosidad y variaciones de nivel de sus senderos, evitando las gradas. Es además un material de bajo costo y reposición, de fácil mantención, no se ensucia, no contribuye al calentamiento urbano y no es objeto de vandalismo.

El proyecto del municipio de Santiago va a contrapelo con la naturaleza misma del parque. ¿Es que no han aprendido nada del grado de depredación de las mal llamadas Plaza Juan Sebastián Bach, frente al acceso del MAC, con su banco canibalizado, y Plaza Colón, y su ridícula fuente, que más parece un abrevadero de caballos abandonado que parte de un mobiliario urbano?

Pero donde la proposición del municipio se torna increíble es en el tratamiento del extremo oriente del parque, al llegar al Puente Pío IX, en que su ancho se reduce desde casi 140 m a sólo 36 m, y donde se ubica la Fuente Alemana, ese elocuente grupo escultórico donado por la colectividad de ese origen.

Actualmente, este espacio -envilecido por un lamentable paradero del Transantiago, dos cubiertas metálicas de andén ferroviario de 18 m de largo cada una- constituye una sola superficie de maicillo, pasto y árboles, que da inicio a la gran avenida de plátanos orientales, y donde el monumento alemán aporta la escala y la dignidad necesarias. Es un espacio de masivo tránsito peatonal en sentido norte-sur.

Pues bien, el municipio propone nada menos que parcelarlo longitudinalmente en cinco franjas de anchos variables y materiales diversos, con un cambio de nivel de 45 cm en la franja central que enfrenta al monumento, formado por un banco de 22 m de longitud y un conjunto de gradas de la misma altura, ideal para minusválidos. Al monumento se le reduce a su mínima expresión la superficie de pasto que lo rodea, pero -cómo no- se le agrega un cintillo de “baldosa colonial”.

Es decir, estamos frente a una inversión no sólo inútil, sino gravemente atentatoria contra la naturaleza misma del Parque Forestal, cuya escala no permite este tratamiento de nivel casi doméstico, mientras, al otro lado del río, el Parque Gómez Rojas se deteriora, a nuestra vista y paciencia, hasta un punto ya casi irreversible”.

Links:

Nota de TVN

El Dínamo